El capital con el que combatir las llamas

Un helicóptero sobre un depósito de agua. / efe / pere duran

La Comunitat está además equipada con infraestructuras para hacer frente a incendios como observatorios o depósitos de agua Bomberos, policías, brigadas y voluntarios, armas contra el fuego

LAURA CHIRIVELLA

valencia. Sin capital humano resulta imposible realizar labores de control y prevención de incendios. Pese a que la mano humana está detrás del 80% de los incendios que se producen en la Comunitat Valenciana, también lo está para frenar la propagación de los mismos y mantener los montes en condiciones óptimas para evitar posibles desastres naturales.

Los bomberos, la policía, la guardia civil, las brigadas, los voluntarios forestales y los propios ciudadanos son el eje central de esta tarea que, sin embargo, también necesita de otros elementos.

Así pues, la mayoría de estas acciones requieren de la existencia de infraestructuras que faciliten la labor de aquellos que luchan contra el fuego con la intención de preservar el patrimonio forestal. Al final, se trata de un trabajo en equipo en el que varios agentes y componentes se coordinan.

En este sentido, la Comunitat está dotada de varios elementos para hacer frente a esta batalla que cada año se libra, sobre todo con la llegada del verano que viene acompañado por las elevadas temperaturas y la escasez de agua que castiga al territorio valenciano. En total, existen tres centrales provinciales de emergencias, 68 observatorios forestales, 101 unidades móviles de vigilancia.

Por otra parte, además de los camiones autobombas y helicópteros que están equipados para extinguir incendios, existen en puntos estratégicos con depósitos construidos con base de hormigón armado o chapa metálica y que tienen una capacidad 250 metros cúbicos que son cruciales para apagar fuegos.

Fotos

Vídeos