Los cambios que quiere hacer Marzà en la jornada continua

Escolares en el patio de un colegio./AFP
Escolares en el patio de un colegio. / AFP

La Conselleria propone esta semana varios cambios sobre la normativa

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

Las actividades

Los centros ya no tienen la obligación de que las actividades complementarias que cubren la tarde, tras el fin del comedor y hasta la salida, sean gratuitas para las familias. Educación prevé medidas para que ningún alumno sea excluido por motivos económicos. No sólo es para los centros que pidan la continua ahora, pues los que ya la aplican tendrán la posibilidad de adaptarse a la nueva condición. Eso sí, las actividades no pueden tener ánimo de lucro. Si las organiza el Ampa o directamente el centro, estos no pueden sacar beneficio alguno. Las familias que no queden cubiertas por las medidas compensatorias que estudia Educación pagarán el coste de la actividad.

Limitación

Todos los colegios públicos y concertados con jornada partida pueden pedir el cambio este curso, con efectos de cara al siguiente. Pero en aquellos donde la votación de las familias sea contraria a la modificación (menos del 55% de apoyos sobre el total de votos) no podrán volver a repetir el proceso durante tres cursos académicos. Hasta ahora, aunque la jornada continua se rechazara en la consulta, el centro podía iniciar el proceso para el siguiente curso sin limitación alguna. Es una manera de evitar tensiones año tras año en las comunidades educativas, entre los partidarios del 'sí' y los del 'no'. Si gana el sí, la vigencia es la misma: tres ejercicios.

Más control

Tras las quejas sobre el tipo de actividades programadas, Educación refuerza su supervisión. Se reserva la posibilidad de obligar a modificar alguna si considera que no casa con los objetivos del proyecto de jornada continua que deben presentar los centros. Y se señala que será la conselleria la que concrete sus características básicas. Además, en el caso de que se realicen fuera del centro escolar, algo que ya ha sucedido en algunos casos, se exige la presencia de al menos un profesor y la autorización escrita de los padres o tutores legales.

Los votos

Para que la conselleria apruebe el cambio de jornada partida a jornada continua se sigue exigiendo el apoyo de al menos el 55% de todos los padres del centro. Pero cambia la definición. La nueva orden, en lugar de hablar del citado porcentaje respecto al total del censo, como la actual, se refiere al total de votos posibles. La idea es hacer efectiva la prerrogativa de las familias monoparentales, que aunque cuentan con dos votos, en el censo sólo figura uno de los progenitores. Con los nuevos términos se solucionan conflictos por este motivo.

Horario entre periodos

Con la regulación actual, de 2016, se exige un espacio mínimo de dos horas entre el periodo de la mañana y el de la tarde. Con la modificación prevista será de hora y media. La idea es dar más margen de tiempo al servicio de comedor, y de paso, evitar tiempos muertos y facilitar la programación de las extraescolares.

Fechas

Los centros que quieran cambiar la jornada deberán remitir toda la documentación exigida (apoyo del claustro, del consejo escolar, informe del ayuntamiento y el proyecto específico de organización y de actividades propuestas) antes del 1 de diciembre de cada año. Hasta ahora el plazo llegaba hasta el 28 de enero. Es una cuestión organizativa para la propia conselleria, que tras revisar la documentación debe decicir si autoriza la votación de los padres, que es el último requisito para que el cambio sea oficial. Excepcionalmente, los colegios que quieran cambiar de cara al 2018-2019 podrán presentar los documentos hasta el 31 de 2018.

Plazos

La orden entra en vigor en cuanto se publique en el Diari Oficial. Antes tiene que pasar por la mesa sectorial, prevista para el jueves. En cualquier caso es cuestión de semanas.

Opinión sobre la jornada continua

Fotos

Vídeos