El calor llena las playas y desata la alerta de incendios forestales

Una multitud de personas llena las hamacas y el arenal de la Malvarrosa, ayer, por la tarde, en una jornada a 30 grados. / m. molines
Una multitud de personas llena las hamacas y el arenal de la Malvarrosa, ayer, por la tarde, en una jornada a 30 grados. / m. molines

Valencia alcanza los 30 grados y Medio Ambiente amplía la vigilancia y restricciones de cara a Semana Santa

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

Las playas de la Comunitat Valenciana comenzaron ayer a llenarse en la víspera de la Semana Santa de la mano de temperaturas inusualmente altas para esta época del año. Calor. Y mucho. Calor histórico. A muy pocos días del invierno en el calendario y con la primavera recién iniciada, el termómetro se elevó sorprendentemente hasta los 30 grados en Valencia. Fue la temperatura más elevada de la península y a sólo un grado de la máxima que registró un observatorio de Las Palmas de Gran Canaria.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) dejó ayer constancia del hito climático con algunos datos clave: «El año pasado hubo que esperar hasta casi mitad de junio para alcanzar los 30 grados en Valencia». Sólo hubo un 'veranito' como el de ayer más madrugador y fue el anómalo 2 de marzo de 1987. Por contra, la fecha más tardía en llegar este registro de temperatura a Valencia fue el 3 de agosto de 1919. «Desde 2001 no se alcanzaban los 30 grados tan pronto como ha ocurrido este año», añade la agencia.

La mayoría del territorio pasó ayer la jornada por encima de los 20 grados de máxima. Además del de la capital, otros registros llamativos fueron los casi 29 grados de Carcaixent, Llíria o Xàtiva. El martes, la Comunitat ya registró la temperatura más elevada de España: los 28 grados que marcó el termómetro en Carcaixent.

La ciudad no vivía semejante calor en esta época de primavera desde hace 17 años Valencia marca la temperatura más alta de España y se queda a un grado de Canarias

Playas y terrazas llenas, pies descalzos en la arena, primeros remojones del año, manga corta... Y también la otra cara de la moneda: el riesgo del fuego, llamando a las puertas de la Semana Santa. Demasiado calor y jornadas de mucho viento son la a la antesala una época de especial peligro para el monte. De hecho, Emergencias ha decretado hoy riesgo alto de incendios forestales en casi toda la provincia de Valencia y el norte de Alicante.

En esta tesitura, la nueva campaña contra incendios de la Conselleria de Medio Ambiente, presentada ayer, llega con más vigilancia y restricciones. Y mira directamente al peligro de las quemas imprudentes de restos agrícolas en los montes valencianos, causa habitual de fuegos forestales. Entre los nuevos planes de la conselleria para evitar desastres en el monte destaca la prohibición de realizar quemas a menos de 500 metros en jornadas de riesgo alto por las condiciones climáticas. También una ampliación de más del 15% en horas de patrullas de vigilancia forestal y de un 8% en los observatorios, además de un servicio de máquinas trituradoras al servicio de agricultores para evitar el uso del fuego en la eliminación de poda.

Primavera «seca y cálida»

Así lo expuso ayer la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, durante la presentación de una campaña que pasa su primera prueba de fuego en Semana Santa. Y con un peligroso augurio: «Una primavera seca y cálida», según avanzó.

Cebrián no ocultó que los presupuestos y recursos del departamento son «limitados», pero van a permitir aumentar ligeramente las horas de vigilancia, tarea fundamental para disuadir a negligentes e incendiarios o detectar los fuegos a tiempo antes de que se conviertan en desastres forestales indomables. Según describió, «la vigilancia preventiva de incendios aumenta un 13% este año, así como los equipamientos y número de unidades disponibles».

Las unidades de prevención de incendios, a través de la encomienda a Vaersa, trabajan en observatorios y unidades móviles. Para la campaña de este año gana diez personas, al pasar de 449 a 459 efectivos. Además, se incorporan 22 unidades móviles de vigilancia de ámbito comarcal y aumenta de 9 a 11 meses el servicio de las unidades polivalentes y se fija en nueve meses y medio el tiempo de activación de los recursos móviles.

Al mismo tiempo, habrá más horas con prismáticos oteando en el horizonte a la caza de columnas de humo o quemas imprudentes. Se incrementa el periodo mínimo de permanencia de los observatorios forestales de refuerzo a cuatro meses y medio. Además, dos observatorios más de Valencia pasan a tener una permanencia de 24 horas, según Medio Ambiente

Una de las novedades más importantes para la campaña de este año contra incendios son las unidades de gestión de biomasa agrícola residual. Tras detectarse la elevada incidencia de la quema de restos de poda en los incendios forestales que sufre nuestra región, Medio Ambiente apuesta por evitar en lo posible este uso del fuego y apostar por la trituración de la madera.

El plan consiste en poner media docena de máquinas trituradoras y al personal que las maneja, recursos autonómicos, a disposición de los agricultores de manera gratuita. De este modo, el trabajador o trabajadora del campo podrá solicitar el servicio telefónicamente para que la trituradora se desplace a su campo y deshaga los restos. La madera triturada quedará en poder del propietario del campo para que la reutilice como considere.

Una restricción que entró en vigor en febrero y todavía muchos desconocen es la prohibición de quemar a menos de 500 metros del monte en las jornadas de riesgo alto de incendios forestales (nivel 2 de Previfoc), impedimento que antes se aplicaba sólo en días de nivel 3, que son los de riesgo extremo.

Entre hoy y el próximo 9 de abril, las quemas agrícolas están completamente prohibidas en estas distancias, sin importar el grado de peligro climático de la jornada por viento o calor. Y si está pensando usar estos días los paelleros de las áreas recreativas, sólo podrá hacerlo en aquellos bien habilitados y con matachispas. Y únicamente en jornadas sin riesgo extremo de incendio forestal.

6.000 negligentes

Estas unidades de uso agrícola todavía no están operativas. Su servicio arrancará en la campaña de poda que llega después del verano, previsiblemente en el mes de octubre. Obviamente, su capacidad será limitada y el servicio se organizará mediante rutas. Su presencia será prioritaria en los parques naturales de Mariola, Font Roja, Desert de les Palmes, Serra d'Irta, Serra de Espadán, Calderona y Turia, según expuso un técnico de Medio Ambiente durante la presentación.

Según expuso Cebrián, la mano del hombre está detrás de un 80% de los incendios forestales que se producen en la Comunitat. Los agentes medioambientales investigaron el año pasado 349 incendios forestales en toda la región. De ellos, 265 obedecían a causa humana. Al mismo tiempo, los equipos de prevención realizaron en la anterior campaña acciones correctivas contra 6.000 personas, la mayoría de ellos agricultores con imprudencias relacionadas con el uso del fuego en días de riesgo o espacios demasiado próximos al monte. En segundo lugar aparecen los excursionistas, cuyas principales imprudencias llegan con el uso de hornillos o paelleros en días de riesgo elevado o zonas inapropiadas.

Más

Fotos

Vídeos