La Calderona, sin plan contra incendios

Actuación. Un helicóptero lanza agua sobre terreno ya quemado.
Actuación. Un helicóptero lanza agua sobre terreno ya quemado. / j. monzo

El anterior documento expiró en 2016 y desde entonces este pulmón verde valenciano no está protegido

JUAN SANCHIS

La Calderona es el pulmón verde de Valencia y un espacio especialmente apreciado. Los bomberos, después de cuatro días de lucha contra el fuego, han conseguido controlar lo que hubiera podido ser un desastre. Un esfuerzo que se ha realizado sin que el parque natural cuente desde hace un año con el necesario plan de prevención contra incendios en vigor.

El 12 de junio de 2006 el entonces conseller de Territori i Habitatge, Esteban González Pons, aprobó el Plan de Prevención de Incendios de la Calderona. El documento tenía una vigencia de diez años con lo que caducó hace ahora algo más de un año.

La Conselleria de Medio Ambiente todavía no lo ha renovado. Fuentes del departamento reconocieron que el actual plan data del año 2006 y que acaba de iniciarse el proceso de revisión, un año después de haber expirado. De hecho, la Conselleria que dirige Elena Cebrián indicó que hace un mes se encargó a una empresa externa la redacción de un nuevo plan de prevención, tal y como se anunció en la Junta Rectora del Parque celebrada el pasado 22 de junio.

Fuentes de la Conselleria de Medio Ambiente señalaron a LAS PROVINCIAS que ya se han mantenido distintas reuniones para dar los primeros pasos en la elaboración del documento.

Las mismas fuentes recalcaron que la empresa tiene que elaborar un diagnóstico del cumplimiento del plan anterior y establecer los criterios para el nuevo.

Entre ellos se tiene que tener en cuenta la modelización, destacan desde Conselleria, de las zonas de discontinuidad (cortafuegos, espacios sin vegetación, caminos...), los nuevos criterios para la interfaz urbano-forestal, un punto especialmente delicado a la hora de evitar los incendios forestales y alternativas de usos de las quemas agrícolas.

Ahora bien, tal y como se recoge en la introducción del plan actual, «se ha establecido un período de vigencia del plan de 10 años, transcurridos los cuales se debe proceder a su revisión, analizando la aceptación y efectividad de las medidas propuestas, así como realizando las nuevas propuestas necesarias, acorde con los nuevos retos». Una fecha que a todas luces ha incumplido la Conselleria.

Un plan de estas características hace referencia a actuaciones como el asesoramiento al personal que participa en la gestión de los espacios naturales protegidos en materia de prevención de incendios forestales; estudiar la posibilidad de que el personal del parque realice labores de mantenimiento en ciertas parcelas agrícolas, de gran importancia ante la protección de incendios; ejecución de nuevos viales, adecuación de los puntos de agua, recuperación de cultivos agrícolas y otras medidas de estas características.

Los conflictos de un parque

Las relaciones de los alcaldes del parque natural con la Conselleria de Medio Ambiente han sido un tanto tirantes durante estos dos últimos años, pese a que casi todos son del signo políticos de los partidos que forman el gobierno autonómico.

El nombramiento como presidente de la junta rectora del parque de Carlos Ferris, impuesto por la Conselleria sin consultar con los ayuntamientos, provocó una 'rebelión' que desembocó en el conocido como Manifiesto de Olocau, en el que básicamente reclamaban su implicación en la dirección del parque.

No hay que olvidar que hasta hace dos años el presidente de la junta rectora lo había ostentado el alcalde de Segorbe, Rafael Calvo. En cambio, el actual primer edil segorbino, Rafael Magdalena, se ha quedado sin el puesto, una situación que ha sido criticada por el PP de la localidad que denuncia su falta de reivindicaciones.

La inquietud de los ayuntamientos por el cuidado del parque y la posibilidad de nuevo incendios apareció una vez más en última junta rectora en la que el alcalde de Gátova, Manuel Martínez, mostró su preocupación. «El problema que tenemos es muy sencillo. Se está creando una masa forestal que arde con muchísima facilidad», explicó y se refirió a que «es un problema de prevención».

Martínez resaltó que «no se está gastando en prevención: no había brigadas limpiando el monte, más empresas de biomasa...». Recalcó que en el incendio han tenido un problema con una pinada «en la que los árboles estaban a menos de un palmo unos de otros y no hubo manera de parar al fuego». Dirigió sus críticas a la Conselleria de los que dijo que se dedican a «proteger, proteger y proteger y no cuidan la montaña».

A todo ello hay que unir que el parque ha estado dos años sin director-conservador. No fue hasta el pasado mayo, casi dos años después del cese del último director, cuando la Conselleria nombró a Susana Rodrigo. Pero durante este periodo prácticamente se ha paralizado el funcionamiento ordinario de este espacio protegido.

El propio Carlos Ferris llegó a quejarse públicamente de la ausencia de la figura del director y que tenía que actuar prácticamente en solitario en una carta remitida a alcaldes y Conselleria en la que reclamaba el cobro de la gasolina por los viajes que había realizado por un trabajo por el que no cobra un sueldo.

Más

Fotos

Vídeos