Dos bomberos serán juzgados por la tragedia de Torremanzanas

El juez desestima la petición de los mandos de extinción de archivar el caso y los mantiene investigados por dos homicidios imprudentes

J. A. MARRAHÍ

valencia. Dos mandos de bomberos de Alicante, un sargento y un inspector jefe, se sentarán en el banquillo de los acusados por el trágico incendio de Torremanzanas. Declarado el 12 de agosto de 2012 en el municipio alicantino, costó la vida al brigadista Emilio Abargues y al agente medioambiental Ernesto Aparicio, ambos valencianos.

El juzgado de San Vicente del Raspeig encargado del caso dio en su día carpetazo al asunto, pero las familias de las víctimas recurrieron esa decisión. Lo hicieron con el convencimiento de que hubo negligencias en las órdenes que recibieron por parte de sus mandos y ello provocó el fatal desenlace. Finalmente, la Audiencia de Alicante ordenó reabrir el caso y ahora la jueza de San Vicente del Raspeig ha finalizado ya la fase de instrucción. El sargento y el inspector aparecen como investigados por dos delitos de homicidio imprudente y otro más de lesiones graves, las que sufrió otro profesional de la extinción.

En julio, ambos solicitaron el sobreseimiento de la causa al argumentar que las muertes fueron imprevisibles y se debieron a la evolución del fuego, no a fallos o temeridad en las instrucciones que dieron a las víctimas. Pero el fiscal y abogados de las familias de los fallecidos se opusieron.

Así, a diferencia de lo que sucedió hace dos años, la jueza ha decidido desestimar el archivo de la causa, con lo que habrá juicio. «Las familias tienen derecho a que los sospechosos sean juzgados. Esto les trae esperanza en su búsqueda de justicia», valoró Ana Ruiz, abogada de la familia de Abargues. Se ha abierto un procedimiento abreviado y se ha dado traslado a las partes para que formulen sus acusaciones, fase previa a la apertura de un juicio que se celebrará en la primera mitad del año próximo.

Fotos

Vídeos