Los bomberos cuentan con un nuevo equipo para grandes catástrofes

Un miembro de la nueva unidad de bomberos trabaja en un simulacro de derrumbe. / c. P. Bomberos
Un miembro de la nueva unidad de bomberos trabaja en un simulacro de derrumbe. / c. P. Bomberos

Los 22 efectivos del Consorcio Provincial de Valencia, preparados para intervenir ante explosiones, terremotos o graves inundaciones

J. A. MARRAHÍ

valencia. Explosiones de gran envergadura, desgracias con un número elevado de víctimas, lluvias o nevadas intensas, terremotos... Son algunos de los problemas a los que hará frente la UREC, la Unidad de Rescates en Emergencias y Catástrofes, una nueva unidad del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia nacida para intervenir en las más complicadas situaciones.

La UREC está formada por 22 bomberos que se han formado durante tres años con pruebas de enorme dureza y exigencia física. Es el segundo grupo de estas características creado en España y su especialización podría compararse a la Unidad Militar de Emergencias (UME). Algunos de sus miembros han adquirido experiencia con servicios como los terremotos de Turquía, Pakistán, Haití o Argelia, entre otros.

Los especialistas de la UREC han superado pruebas de selección teóricas y físicas que incluyen prácticas en galerías subterráneas o ejercicios en altura. Han realizado un curso de formación de 80 horas y llevan a cabo dos entrenamientos al mes para continuar formándose. «Debemos trabajar en espacios confinados, tener mucha elasticidad y habilidad para manejar herramientas que pesan hasta 25 kilos, en posiciones muy complicadas», destacó el jefe de la unidad, Moisés Belloch.

La tecnología es la gran aliada de la UREC. Dispone de dos detectores electrónicos de personas, con sensores cada para determinar movimientos sísmicos y acústicos de la víctima. También cámaras con cabezales que giran 180 grados. Además, la unidad utiliza un láser para controlar la seguridad de las estructuras. El dispositivo alerta de movimientos mínimos para poder reaccionar a tiempo en edificios dañados.

El grupo tendrá dos bases, una en Chiva y otra en Alzira. Sus miembros tienen que estar permanentemente localizados. Para Josep Bort, presidente del consorcio de bomberos, la UREC supone «un punto de partida sobre el que seguir avanzando», «un paso importante» y el resultado de un «proceso largo». Definió a sus profesionales como «concienciados e involucrados».

Fotos

Vídeos