Beca para salvar vidas

Aitana Braza con la beca 'Stop Fuga de Cerebros en La Fe. / lp
Aitana Braza con la beca 'Stop Fuga de Cerebros en La Fe. / lp

'Stop Fuga de Cerebros' pretende retener y erradicar la «inseguridad» de los jóvenes investigadores dentro de España

ELISABETH GARCÍA

valencia. «No tengo la seguridad de que todo el tiempo invertido en formarme como experta vaya a ser recompensado». Esta es la afirmación de Aitana Braza Bolis, investigadora de los nuevos factores de riesgo en muerte súbita cardiovascular, que recibió ayer la beca 'Stop Fuga de Cerebros' en el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe. Esta iniciativa, puesta en marcha por Roche Farma, hace que sea más sencilla la carrera de obstáculos de los investigadores y se puedan desarrollar nuevos abordajes farmacológicos.

Braza afirma que estos proyectos «demuestran que la inversión publica y privada deben de ir de la mano». Por ello, sostiene que lo más importante en su proyecto sobre la enfermedad cardiovascular es la «reducción de la mortalidad y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos».

La ayuda dota a la investigadora de 60.000 euros durante 18 meses y, según explica Braza, es justo el tiempo que necesita «para poner en marcha el proyecto, volver a solicitar otra beca y ayudas púbicas». Y es que todos los investigadores están «obligados» a aspirar a las subvenciones ofrecidas, dada la carencia de oportunidades dentro del sector sanitario.

Durante tres años, según relata la doctora en Biología, la función de ellos se centra en: Presentar resultados, ser evaluados y solicitar las siguientes becas. «Esto implica que no inviertes todo el tiempo en investigación, sino también en trabajo y en obtener más ayudas, y eso es tiempo extra», apunta Braza.

A pesar de haberse formado y ser especialista en un tema, asegura que la «inseguridad» forma parte de su profesión. «Mientras que España no sea consciente de la importancia que tiene la investigación, el desarrollo y la innovación, vamos a seguir igual», afirma Braza. En la educación debe comenzar el cambio, cuenta la experta en enfermedades cardiovasculares. Braza afirma que a los niños se les debería decir «ser científico o dedicarte a la investigación es importante».

Asimismo, la becada reclama a la Administración que cuenten con ellos como «profesionales dentro del servicio público». La existencia de la figura del investigador, la coyuntura con factores externos que sostienen económicamente los proyectos y la retención del talento en España son las metas a las que aspira Braza.

La especialista considera que la sociedad en su conjunto no debería olvidar que los medicamentos «no vienen de la nada, sino de los investigadores», sentencia.

Fotos

Vídeos