El Banco Mundial presta 50 millones de dólares a España para modernizar Renfe

1967. Talgo ya tenía trenes capaces de alcanzar los 200 km/h, pero las vías españolas aún no lo permitían. / cecilio
1967. Talgo ya tenía trenes capaces de alcanzar los 200 km/h, pero las vías españolas aún no lo permitían. / cecilio

VICENTE LLADRÓ

HACE

50

AÑOS

La noticia más importante en el periódico del 5 de agosto de 1967 fue que el Banco Mundial había aprobado la concesión de un préstamo de 50 millones de dólares para modernizar la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (Renfe), dentro del plan de inversiones previstas y en fase de ejecución para el periodo 1964-1973.

Era sin duda una gran noticia que respaldaba la buena marcha de los planes de desarrollo del Gobierno español, uno de cuyos miembros, el ministro de Hacienda, Juan José Espinosa de San Martín, acudió a la sede del Banco Mundial, en Washington, para firmar en nombre del Estado la garantía del préstamo, que tenía un tipo de interés anual del 6% y un plazo de amortización de 15 años, con cuatro de carencia.

Junto al ministro estuvieron presentes en el acto en la capital norteamericana, entre otras personalidades, el presidente de Renfe, Leopoldo Calvo Sotelo (que años después sería ministro y presidente del Gobierno); el secretario general técnico del Ministerio de Obras Públicas, Alberto Monreal Luque (más tarde también ministro de Hacienda), y el abogado del Estado Alberto Oliart (que fue ministro de Industria y de Defensa con UCD y hace pocos años presidente de RTVE).

Éste era el segundo préstamo del Banco Mundial para modernizar las redes de ferrocarriles en España. El primero, concedido unos años antes, había sido de 65 millones de dólares, capital del que destacó el ministro Espinosa de San Martín, en aquel acto de la firma del segundo crédito, que su aplicación se había realizado a plena satisfacción.

El programa contemplaba la progresiva sustitución de 3.000 locomotoras de vapor por las de tracción diesel y eléctrica, así como la adquisición de 10.500 vagones de carga y 651 de pasajeros y equipaje y la renovación de 6.800 kilómetros de vías.

Las inversiones ya realizadas habían supuesto una mejora de la eficiencia, con un 10% de reducción en los tiempos de los trayectos y un aumento del 14% en el volumen de carga y pasaje.

El ministro de Hacienda aprovechó para adelantar próximas peticiones de ayuda al Banco Mundial para desarrollar los sectores agrícolas y ganaderos.

Fotos

Vídeos