El Ayuntamiento tiene 55 edificios con barreras arquitectónicas

P. M. VALENCIA

El concejal de Ciudadanos de Valencia Narciso Estellés alertó ayer de que el Ayuntamiento tiene todavía 55 edificios no adaptados para discapacitados o que no cumplen por completo con la normativa de eliminación de barreras arquitectónicas, que sobre el papel debe regir desde el próximo diciembre. De estos, seis tienen obras en marcha que se prevé estén acabadas por completo este año.

En el caso de Valencia no será así, comentó el edil, quien precisó que su formación fue la que impulsó una auditoría de los inmuebles municipales en este apartado. En una respuesta dada en el pasado pleno, el gobierno municipal indica que quedan 32 casos de una adaptación mínima, por debajo de las exigencias que establece el decreto citado, mientras que otros 23 directamente no están adaptados para nada.

Al margen quedan los inmuebles cerrados, fuera de uso y donde por lo tanto no corre prisa la adaptación, que consiste sobre todo en la construcción de rampas o la instalación de ascensores. La delegación de Gobierno Interior precisa también que se han «desestimado aquellos edificios históricos que por su singularidad arquitectónica o su especial condición de protección no son convertibles».

Estellés mencionó que cuestión aparte son los espacios públicos, donde en ocasiones tampoco se cumple la normativa. El concejal citó como ejemplo el entorno de la Lonja, donde las restricciones del tráfico hace dos años no fueron seguidas por un proyecto de reurbanización.

La Conselleria de Obras Públicas tiene en proceso un concurso para encargar el diseño de lugares como la avenida María Cristina, la plaza del Mercado o la plaza Ciudad de Brujas. De los plazos de obras no se sabe nada, salvo el retraso acumulado.

Fotos

Vídeos