Una avería eléctrica causa retrasos en 30 trenes de Cercanías a Castellón

La línea C-6 registra demoras de hasta 15 minutos al tener que circular los convoyes en vía única entre Vila-real y Moncofa

I. DOMINGO VALENCIA.

Las miradas volvieron ayer a dirigirse al tramo ferroviario entre Valencia y Castellón. En esta ocasión, no por una incidencia en el nuevo AVE entre la capital de la Plana y Madrid, como ocurrió durante el fin de semana, sino por los retrasos en la línea C-6 de Cercanías que cubre el trayecto entre las dos capitales de provincia.

Así, una incidencia técnica en el suministro eléctrico provocó que los usuarios de este servicio llegaran a sus destino con varios minutos de retraso. En concreto, según confirmaron fuentes de la compañía ferroviaria Renfe, las demoras alcanzaron los 10-15 minutos y se vieron afectados una treintena de vehículos de los 79 que prestan el servicio de Cercanías en la línea C-6 cada día.

La incidencia en la infraestructura se detectó sobre las 11.40 horas y los técnicos lograron repararla a las 16.30 horas, por lo que se vio afectada la circulación de trenes en este tramo, según indicaron fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). En este sentido, los fallos en la electrificación afectaron al trazado ferroviario entre Vila-Real y Burriana, lo que obligó a restringir la circulación a una única vía desde la primera localidad mencionada hasta Moncofa.

La incidencia se suma a las otras cuatro registradas por la conexión de alta velocidad con Madrid Amparo Marco reclamó al ministerio «buenos y rápidos» Cercanías en la capital de la Plana

Además de los 30 convoyes que cubrieron el trayecto con retrasos, otros dos servicios se suprimieron, según la información facilitada por Renfe en su perfil oficial en una red social. En concreto, el Civis de las 14.20 horas y el convoy de las 16.05 horas, ambos con salida desde Castellón. A diario circulan entre Valencia y la capital de la Plana unos 90 trenes entre Cercanías, media y larga distancia y la alta velocidad.

No es el primer problema que registra el servicio de Cercanías este año. A comienzos de enero se tuvo que suprimir hasta once convoyes por averías en el material rodante y por alguna baja entre los maquinistas. Entonces las líneas afectadas fueron, además de la C-6, la C-3 (Valencia-Buñol), la C-1 (Valencia-Gandia) y la C-2 (Valencia-Xàtiva).

En el caso de la conexión de la alta velocidad entre Castellón y Madrid, que cumplirá un mes el viernes 23 y que sirvió para poner en funcionamiento el tercer carril (o hilo), son ya cuatro las incidencias registradas en este tiempo, lo que ha generado críticas desde la Generalitat o la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de CGT.

El último retraso se daba este pasado fin de semana cuando problemas técnicos provocaron 28 minutos de retraso en el AVE. Mientras, la primera se produjo el misma día de su inauguración -con visita de Mariano Rajoy incluida- cuando un fallo en uno de los motores del sistema de cambios de aguja se tradujo en 32 minutos de retraso.

La segunda avería, ya con el inicio del servicio comercial, tuvo lugar el domingo 28, lo que obligó a que los viajeros se desplazaran a Valencia en Cercanías y, una vez en el cap i casal, realizaran el trayecto hasta Madrid en el AVE. En este caso, anotaron 21 minutos de demora. Y la tercera se daba el 30 de enero, con otros 18 minutos de retraso, debido a una acumulación de condiciones adversas, curiosamente, en el trazado entre Valencia y Madrid.

Ayer mismo, durante su intervención en un desayuno informativo del Foro Europa-Tribuna Mediterránea en Valencia, la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, reivindicaba «buenos y rápidos» Cercanías en Castellón, especialmente en el norte de la provincia, al tiempo que reclamaba al Gobierno el corredor mediterráneo porque «el tercer hilo no es suficiente».

Fotos

Vídeos