La Audiencia deniega la libertad de la viuda de Patraix por riesgo de fuga

Antonio Navarro y Maje el día de su boda. / LP
Antonio Navarro y Maje el día de su boda. / LP

El tribunal considera que no existen dudas de la presunta participación de la joven en el asesinato de su marido y la mantiene en prisión

JAVIER MARTÍNEZ

valencia. La Audiencia Provincial de Valencia ha denegado la libertad provisional a la joven encarcelada por el asesinato de su marido, María Jesús M. C., de 27 años, al considerar que no existen dudas respecto a la presunta participación en los hechos de la mujer y de uno de sus amantes, Salvador R. L., de 47 años, que también se encuentra en prisión.

La viuda del ingeniero Antonio Navarro, que fue asesinado el 16 de agosto en un garaje del barrio de Patraix, reconoció inicialmente parte de los hechos criminales, «con todo lujo de detalles y en modo que ha podido corroborarse periféricamente, de un modo suficiente, para atribuir una ulterior responsabilidad criminal en este momento de carácter meramente indiciario y provisional», según la resolución de la Sección Segunda de la Audiencia de Valencia.

En sus razonamientos jurídicos, la magistrada ponente María Dolores Hernández Rueda afirma que el riesgo de fuga «resulta evidente en estos momentos vista la gravedad de la pena prevista por el delito investigado de más de veinte años de prisión». Maje, como conocen a la viuda sus amigos y familiares, lleva menos de un mes en el centro penitenciario de Picassent, donde fue incluida en un programa de prevención de suicidios.

La magistrada considera inverosímil la exculpación de Maje tras haber dado la llave del garaje a Salvador

La magistrada también ha tenido en cuenta «la información imprescindible y relevante para llevar a cabo los hechos, que únicamente pudo proporcionar la recurrente, así como la entrega de la llave del garaje donde Salvador asestó ocho cuchilladas a la víctima.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular se opusieron a la libertad de la presunta asesina por los mismos argumentos que motivan la denegación de la libertad provisional. La magistrada ponente enumera hasta seis pruebas de carácter indiciario y provisional que incriminan a Maje. La primera son las declaraciones de Salvador, el asesino confeso, que inculpó a la viuda en su primera declaración ante la policía. Las comunicaciones mantenidas entre ambos, tanto las cartas manuscritas que ella dirigía a su amante, como las escuchas telefónicas, evidencian la relación entre ellos y la manipulación a la que era sometido Salvador por ella.

La Audiencia de Valencia también ha tenido en cuenta la ausencia de la viuda el día del crimen, «proporcionando la ocasión del delito y una coartada para ella», pasando la noche con otro amante tras decirle a la víctima que tenía que trabajar en el hospital. Otra de las pruebas indiciarias es que Maje es «la beneficiaria de la desaparición del marido, según se desprende las conversaciones de ambos, bien por causas personales o económicas». Como ya informó LAS PROVINCIAS, la acusación particular solicitó al Juzgado de Instrucción número 14 de Valencia que requiera a dos compañías sendas copias de los seguros que contrató la víctima con las cláusulas particulares y generales de las pólizas y los beneficiarios de las mismas. Según el registro de la Gerencia Territorial de Justicia, el ingeniero Antonio Navarro era titular de tres seguros suscritos con Mapfre, Santa Lucía y Bankinter, aunque el último lo canceló cuatro meses después de casarse con Maje.

La magistrada ponente también considera «inverosímiles las exculpaciones dadas posteriormente por ella (Maje), que entran en franca contradicción con las circunstancias que rodean los hechos, en relación a que no creyó a Salvador capaz de hacerlo pese a que le proporcionó la llave (del garaje) y la ocasión, no siendo casual su ausencia precisamente ese día de su domicilio».

Fotos

Vídeos