La asociación contra el cáncer pide un plan para pacientes con problemas económicos

Cerca de 3.000 valencianos afrontan la enfermedad en situación de desempleo o trabajo con bajo salario

LAURA GARCÉS VALENCIA.

Hablar de cáncer obliga a hacerlo también de vulnerabilidad social. Son muchas las familias a cuyos hogares llega la patología al mismo tiempo que lo hacen las dificultades económicas que se derivan del desempleo, trabajos con bajos ingresos o autónomos. En la Comunitat Valenciana son 2.740 los pacientes que afrontan dificultades económicas derivadas de su situación laboral. Son datos incluidos en el informe sobre el impacto económico de la patología que ayer dio a conocer la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Ese escenario afecta en mayor o menor medida a todas las regiones españolas hasta situar el total del Estado en 25.000 personas «en riesgo de exclusión social a causa del diagnóstico de la enfermedad». En busca de respuestas a esta realidad, la AECC solicitó ayer al Estado un Plan de Protección Integral para las Familias con Cáncer. El estudio refleja que la situación afecta a las familias que ven mermados sus ingresos por culpa de la aparición del cáncer. La asociación recordó que el cáncer es una de las patologías que requieren bajas laborales más largas.

Los datos valencianos ofrecen cifras llamativas como la que apunta que de los enfermos que soportan dificultades económicas, 1.203 se encuentran en situación de desempleo y de ellos 707 no perciben prestación económica alguna. Sí la reciben 496. Con rentas inferiores al salario mínimo hay 396 pacientes. Y a todos ellos se suman 1.140 autónomos, que en buena parte tienen que vivir la enfermedad con escasos recursos y teniendo que mantener la aportación mensual a la seguridad social.

La AECC refleja que 25.000 españoles están en riesgo de exclusión social por el cáncer

La junta provincial en Valencia ya adelantó el miércoles que en la provincia el año pasado diagnosticaron 12.283 tumores, de los cuales 4.741 se detectaron en hogares con dificultades económicas. Entre ellos se encuentran los 2.740 que viven con la enfermedad y en medio de las difíciles situaciones laborales apuntadas.

Los servicios de la AECC-Valencia ofrecen asistencia social en distintas áreas. En 2017 la atención más reclamada fue la psicooncológica, experimentando un aumento de las sesiones de un 10 %. La atención social duplicó sus servicios con asistencia a 140 personas en 2017 frente a 80 el año anterior. También ofrecen asesoramiento médico, campamentos u otro tipo de acciones como préstamo de material ortoprotésico, la asistencia en una clínica odontológica con la que tienen un convenio o gestión de alojamiento.

El estudio 'El impacto económico del cáncer en las familias en España' analiza a los autónomos, parados y trabajadores con bajos ingresos. En cuanto a los primeros, cada año en todo el territorio español, 11.000 son diagnosticados de cáncer y, de ellos, más del 80 % tienen una prestación de unos 670 euros que, al descontar la cuota mensual de autónomo, les queda 395 euros. Un presupuesto con el que debe hacer frente a los gastos diarios más los derivados de su propia enfermedad que, por ejemplo, en un tumor de mama se sitúan en los 150 euros y en uno gástrico en 300. «El cáncer no es igual para todos. La situación en la que se encuentra el paciente a la hora del diagnóstico condiciona la forma de enfrentarse a la enfermedad», comentó la responsable de Trabajo social de la AECC, Raquel del Castillo.

Fotos

Vídeos