Argelia decide extraditar a Tshombe, lo que puede llevar a una guerra civil en el Congo

1964. El líder congoleño Moisés Tshombe, en la época de su exilio en España, antes de ser secuestrado. / la verdad
1964. El líder congoleño Moisés Tshombe, en la época de su exilio en España, antes de ser secuestrado. / la verdad

VICENTE LLADRÓ

HACE

50

AÑOS

La decisión de un tribunal argelino de acceder a la petición congoleña de extraditar a Moisés Tshombe desató, en julio de 1967, una fuerte convulsión internacional, pues era de temer que, si se cumplía tal acuerdo, el ex presidente del Gobierno del Congo podría ser ejecutado en su país, ya que había sido condenado a muerte por el nuevo régimen de Mobutu, y de llegarse a tal extremo se podría desencadenar una guerra civil de imprevisibles consecuencias.

LAS PROVINCIAS advirtió el día 22 que los representantes occidentales «consideran incalificable la decisión de Argelia»; la cuestión había llegado a tratarse en la ONU y el propio Tshombe dijo que era una «víctima de un complot de la CIA».

Tshombe se había refugiado por segunda vez en España tras abandonar el poder y fue víctima de un secuestro mientras viajaba en avión de Ibiza a Mallorca, el 1 de julio de 1967. Sus secuestradores lo trasladaron a una penitenciaría argelina, y de ahí que fuera un tribunal de Argel el encargado de dirimir sobre el caso, acordando su extradición al Congo, lo que nunca llegó a producirse, seguramente por la presión de potencias occidentales. El régimen de Mobutu le había acusado de alta traición tras abandonar el país, le juzgó en rebeldía y lo condenó a muerte, por eso no quería volver y al final se consiguió que siguiera en Argelia, donde murió el 29 de junio de 1969 de un paro cardiaco, según la autopsia oficial.

La trayectoria política de Moisés Tshombe fue muy rocambolesca y se vio influida por las disputas internacionales por la explotación de los recursos naturales del Congo (uranio sobre todo). Formó un gobierno autónomo en la provincia de Katanga (la más rica en minerales) que fracasó y tuvo que exiliarse por primera vez a España; en 1964 fue llamado para formar gobierno, hasta que lo tuvo que abandonar el 13 de octubre de 1965, tras acusarle Mobutu de haber participado en el asesinato de Lumumba; se exilió por segunda vez a España y sufrió el secuestro y posterior cautiverio en Argelia hasta su muerte.

Fotos

Vídeos