El Aquarius ya navega hacia Valencia: la base del Alinghi se acondiciona como refugio de los inmigrantes

Jóvenes subsaharianos, en la cubierta del 'Aquarius'. / EFE

Los tres buques han puesto rumbo a Valencia en la tarde de este martes y atracarán en La Marina durante el fin de semana

EUROPA PRESSMadridJUAN ANTONIO MARRAHÍValenciaDANIEL GUINDOValenciaISABEL DOMINGOValencia

El buque 'Aquarius' y otros dos navíos de la Marina italiana ya navegan rumbo a Valencia. Sobre las ocho de la tarde, los barcos han puesto rumbo a nuestra ciudad. La antigua base del equipo Alinghi, en la Marina de Valencia, se convertirá en el centro de operaciones de la recepción de los 629 inmigrantes del 'Aquarius'. Así lo ha confirmado esta tarde la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, tras presidir la reunión de la comisión mixta de las administraciones y las entidades sociales para coordinar el dispositivo de llegada, prevista para el sábado.

Los 1.700 metros cuadrados de la antigua base del Alinghi, en la Marina de Valencia, ya se ha limpiado y acondicionado para acoger a los 629 pasajeros del Aquarius. Este enclave se convertirá en la base de operaciones y el primer refugio para los inmigrantes, donde permanecerán «el menor tiempo posible», según acaba de anunciar la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. Este tiempo podría oscilar entre «unas horas o tres o cuatro días». Oltra también ha señalado que la atención sanitaria será prioritaria, que se articularán programas de atención sanitaria y psicosocial, además de lugares de acogida.

Según el plan que maneja la Generalitat, los tres buques en los que llegarán los inmigrantes atracarán en la Marina de Valencia y, a través de autobuses, se trasladará al pasaje a la base del Alinghi, donde se hará el primer triaje médico por parte de unos 70 técnicos de Cruz Roja y servicios sanitarios de la Generalitat.

Tras ello, se reubicarán por grupos en otros inmuebles valencianos de titularidad pública, aunque Oltra declinó concretar los emplazamientos para «que no se conviertan en un escaparate». Posteriormente, y de acuerdo con el Gobierno central, se distribuirán por distintas localidades, tanto valencianas como del resto de España.

Los más de 600 inmigrantes y refugiados que están en el buque 'Aquarius' desembarcarán en el puerto de Valencia este sábado a bordo de tres embarcaciones y, a partir de ese momento, el Ministerio del Interior empezará el procedimiento para identificarles.

Fuentes de Vicepresidencia aseguran que la llegada está prevista para el fin de semana, «más bien para el sábado». Desembarcarán tres embarcaciones: el Aquarius con 106 personas a bordo, y dos barcos italianos de rescate (un barco de la Guardia Costera, el Dattilo, y un barco de la Marina de Guerra del país) en los que irán los restantes.

Pero antes de que atraque, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, se desplazará este miércoles o el jueves a Valencia para reunirse con el líder de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y coordinar el trabajo para la recepción de los migrantes. De los 629 migrantes a bordo, 123 son menores y, según han precisado estas mismas fuentes, «seguramente tengan que quedarse en Valencia».

Una vez se produzca el desembarco, el Ministerio de Interior empezará a hacer todo el trabajo jurídico de identificación para saber quiénes tienen carácter de refugiados o no y, por tanto, podrán recibir protección internacional.

Crisis humanitaria en el Mediterráneo

Por su parte, Médicos Sin Fronteras confirmaba que ya había comenzado el traslado de parte de los inmigrantes que viajan en el 'Aquarius' a los dos barcos de la guardia costera y la marina italiana, que ya han iniciado el viaje hacia Valencia.

Además, el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, ha ofrecido a su homólogo de la Generalitat, Ximo Puig, el complejo sociosanitario de Bétera para acoger a los refugiados del 'Aquarius'.

Según ha indicado Rodríguez, «como territorio acogedor y humanitario, ponemos a disposición del Consell un pabellón que actualmente está en desuso en la zona asistencial del complejo sociosanitario de Bétera y que puede servir perfectamente para que se instalen temporalmente estas personas, con una mínima adecuación de las instalaciones».

El gobierno de Gandia ha mostrado su predisposición, en la medida de lo posible y contando con la colaboración de las oenegés locales, para ayudar a la acogida de los 629 refugiados que viajan a bordo del buque Aquarius. El ejecutivo de la ciudad se ha puesto a disposición de la Generalitat Valenciana para todo lo que necesite, «mostrando así que Gandia es una ciudad acogedora y solidaria». El Consistorio, a través de un comunicado, ha valorado «la nueva postura que ha supuesto el cambio en el Gobierno, que ha mostrado su predisposición a acoger a los refugiados, así como el ofrecimiento del Govern del Botànic para poner solución al drama migratorio de los refugiados embarcados en el Aquarius». Para el ejecutivo, «la postura del Gobierno del Estado se alinea con la del Consell del Botànic, que ya mostró su solidaridad con los refugiados sirios en 2015».

Víveres y medicamentos

Conforme explicaba a primera hora de este martes Médicos Sin Fronteras, «el Aquarius está recibiendo víveres, coordinado por las autoridades italianas de rescate», que han enviado barcos con suministros para los pasajeros y la tripulación. «La intención del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Italia en Roma (MRCC por sus siglas en inglés) es transferir a parte de la gente desde el Aquarius a barcos italianos y enfilar hacia Valencia juntos», señalaba en Twitter la organización humanitaria.

Médicos Sin Fronteras pide «poner la seguridad de las personas por encima de las políticas» y recuerda que este plan significará que personas rescatadas «que ya están exhaustas», pasen cuatro días más de viaje marítimo.

«La mejor opción sería desembarcar a las personas rescatadas en el puerto más cercano para que después, puedan ser transferidos a España o a cualquier otro país seguro para su protección y su proceso legal», insiste la organización humanitaria, que viene recordando que el barco se encuentra a 700 millas de Valencia, pero a menos de 30 de los puertos de Italia o Malta.

El Aquarius se encontraba detenido en el Mediterráneo desde el pasado domingo con las 629 personas que habían rescatado en las dos jornadas anteriores porque el Gobierno de Italia, cuyas autoridades de rescate habían transferido al barco humanitario a parte de esos migrantes, negó autorización para su desembarque en puertos italianos.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ofreció formalmente este martes que el Aquarius desembarcase en el puerto de Valencia, ciudad que se había ofrecido, pero inicialmente Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranee descartaron esta alternativa, habida cuenta de la sobrecarga de ocupantes del barco, la distancia del trayecto y las condiciones climatológicas, que empeorarán en los próximos días.

Entre las personas que viajan a bordo hay 123 niños, 11 bebés y cuatro embarazadas, y personas que en todo caso, necesitan atención tras haber sobrevivido al paso por Libia y el viaje en embarcaciones precarias por el Mediterráneo.

Fotos

Vídeos