La ampliación del Hospital Clínico se desbloquea tras 15 años de espera

Patio central del Hospital Clínico. / Irene marsilla
Patio central del Hospital Clínico. / Irene marsilla

La Generalitat comunica a la Universitat Politècnica la apertura del procedimiento para adquirir la antigua Escuela de Agrícolas

LAURA GARCÉS VALENCIA.

La ampliación del Hospital Clínico a costa de la vecina antigua escuela de Agrícolas se ha desbloqueado tras 15 años de espera. Las conversaciones entre la Administración Autonómica y la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) -titular del edificio contiguo al centro sanitario-, retomadas semanas atrás, han conducido a que siga adelante una iniciativa estancada en medio de las continuas denuncias de los trabajadores por las estrecheces que soporta el centro sanitario que ahora, además, afronta un proceso de catas para estudiar la situación del edificio tras detectarse aluminosis en dos viguetas.

. La UPV ha recibido comunicación de la Generalitat indicándoles el inicio del procedimiento de adquisición del bien, según informaron a LAS PROVINCIAS fuentes de la institución académica. De los pasos dados hasta el momento informó ayer el rector al claustro.

Las fuentes consultadas resaltaron que en el transcurso de las reuniones, se analizó el convenio que el anterior gobierno de la Generalitat firmó con la UPV para la adquisición del inmueble. A ese acuerdo la universidad añadió una condición: una reserva de espacio en la antigua Escuela de Agrícolas para mantener el vínculo con la actividad investigadora, ya sea en relación con el INCLIVA -centro de investigación del Clínico o con otras instituciones científicas en las que participan investigadores de la UPV.

El hecho de que la Generalitat haya comunicado el inicio del expediente de adquisición del bien apunta en la dirección de que el diálogo ha llegado al puerto del acuerdo, si bien todavía quedan gestiones pendientes. En última instancia será el consejo de gobierno de la UPV el que apruebe la enajenación de la que fuera Escuela de Agrícolas, aprobación que tendrá que ratificar el Consejo de Gobierno. Las fuentes consultadas destacaron que el camino escogido es la enajenación del bien, lo que significa el cambio de titularidad. Puntualizaron que es posible la enajenación en tanto que el edificio no está afectado por ningún uso que lo impida.

La Conselleria de Sanidad siempre se ha mostrado interesada por la adquisición de la antigua escuela para ganar el espacio que requiere el Clínico. En los últimos meses se anunció incluso el alquiler de un piso próximo al hospital a fin de trasladar allí algunos servicios. El departamento autonómico que dirige Carmen Montón también apostó por acometer obras en el Hospital de la Malvarrosa, adscrito al departamento del Clínico, para que las instalaciones de la playa pudieran asumir actividad que liberara al otro hospital.

El pasado junio la consellera de Sanidad, Carmen Montón, apuntó que hablaban con la UPV « desde hace mucho tiempo y en la más alta instancia». La titular del departamento autonómico señaló que quieren «dar una solución de presente al Hospital Clínico».

En esas instalaciones no sólo la falta de espacio, también el «proceso de deterioro» de la escuela ha generado denuncias de los representantes sindicales. La formación UGT llegó hablar de un estado de «insalubridad» que no era el más conveniente para el vecino de un hospital.

Aportaron ejemplos para ilustrar su reivindicación de espacio, como la planta «prefabricada sobre el edificio central», un «añadido» que permitió ganar espacio para «informática y docencia» tras la reforma de meses atrás en Urgencias obligando a desplazar esos dos departamentos.

El viaje del Clínico hacia la ampliación comenzó en 2002. En marzo de ese año la Conselleria de Sanidad y el rector de la UPV firmaron un protocolo en aras de avanzar hacia el objetivo marcado. En 2004 se anunció la inmediata realización de las obras.

Fue necesario esperar hasta 2008 para conocer la actuación prevista, que se esperaba acometer en tres años con la previsión de que los trabajos comenzaran en 2010. No fue así y en 2011 las dificultades económicas de la Generalitat llevaron a detener el proyecto.

Más

Fotos

Vídeos