Alianzas y nuevos discursos marcan la segunda vuelta en la Universitat

Mestre, Martínez y García Benau en el acto institucional organizado el jueves en el Rectorado. En primer plano, Esteban Morcillo. / j. signes
Mestre, Martínez y García Benau en el acto institucional organizado el jueves en el Rectorado. En primer plano, Esteban Morcillo. / j. signes

Martínez defenderá que hay mayoría por el cambio y Mestre insistirá en la oportunidad histórica de que la institución esté dirigida por una rectora

J. BATISTA VALENCIA.

Tras un mes de actividad frenética, la campaña electoral en la Universitat se prolongará diez días más, hasta la votación en la segunda vuelta. Eso sí, será bien distinta. Los programas son conocidos y las facultades y centros ya han sido visitados, así que toca variar la estrategia para sumar los apoyos necesarios y alcanzar la mayoría.

El fin de semana será de reflexión y a partir del lunes se retomará la carrera con la vista puesta en las posibles alianzas con la candidatura de María Antonia García Benau, que ayer prefirió no hablar y se espera que lo haga en los próximos días. Su 20% de voto ponderado, el más bajo de los tres, se convierte en un caladero que puede marcar la diferencia. Los dos finalistas, Mavi Mestre (43,17%) y Vicent Martínez (36,75%) ya han abierto la puerta a la confluencia, con más o menor énfasis.

También se matizarán los discursos, que pivotarán alrededor de dos ejes: la idea de que hay mayoría por el cambio, la que defiende el catedrático de Astronomía, y la de que Mestre es la única ya que puede conseguir que la Universitat de València esté dirigida por una mujer.

María Antonia García Benau guarda silencio tras los guiños lanzados por los dos finalistas Mestre gana en los tres campus entre los titulares y catedráticos, los que más pesan en el resultado final

En cuanto al primero, aunque es cierto que su lema de campaña es 'El cambio seguro', durante el último mes ha marcado distancias respecto a Benau, hasta el punto de que cuando la ha mencionado ha sido para considerar su proyecto como 'semicontinuista' o improvisado. Hasta el jueves. En el acto institucional de proclamación de resultados su discurso se centró en valorar la suma de sus apoyos refiriéndose «a las candidaturas del cambio real», mientras que en la nota remitida ayer las tildó de renovadoras. Además, a la hora de valorar los votos por colectivos, enfrentaba los apoyos de Mestre con la suma de los suyos y los de Benau, destacando la mayoría de estos últimos.

También dejó claro que buscará la integración y que intentará visibilizar un pacto. «En nuestro equipo todavía queda espacio» dijo el jueves a los medios. En este sentido Mestre no se ha quedado atrás y ya ha dicho que estudiará esta vía, aunque desde la perspectiva de género. Es decir, desde la interpretación de que incorporando los votos de Benau queda patente que la Universitat quiere una rectora por primera vez en su historia. Es lo que se destacaba en el comunicado de ayer.

Aunque ya ha defendido esta idea antes ahora se introduce un matiz obvio. Sólo ella tiene esa posibilidad en la segunda vuelta tras la caída de Benau. Eso sí, su entorno es consciente de que jugar únicamente la baza del género de poco servirá, pues lo importante es vincularla con mensajes como su experiencia de años anteriores, el respaldo de un equipo cerrado desde hace meses y con un proyecto de medidas realistas. Es decir, huir de la idea de las cuotas y poner énfasis en los méritos.

La última reflexión sobre las alianzas es compartida en ambos equipos. Una hipotética integración de candidatos no tiene por qué arrastrar a los votantes de Benau (quizá sólo a una parte pequeña), de ahí la importancia de insistir en los mensajes citados para pescar en ese 20%.

La jornada de ayer sirvió para analizar los resultados de la primera vuelta. Mestre es consciente de que ha de reforzar su discurso hacia el PAS y el PIF, los dos estamentos donde perdió, mientras que Martínez debe hacer lo propio entre el profesorado y el alumnado.

En cuanto a facultades, cobran especial protagonismo las de Matemáticas y Economía, donde los titulares y catedráticos (el colectivo con más peso en el voto ponderado) optaron mayoritariamente por Benau, por lo que seguro que hay guiños de los dos finalistas para atraerlos. Sobre todo en la segunda, que es además la más grande.

Por campus, Mestre gana en los tres en cuanto a titulares y catedráticos y también en relación a los alumnos. Respecto a los no doctores o sin vinculación permanente en Burjassot y Tarongers optaron mayoritariamente por Martínez, aunque en Blasco Ibáñez la exvicerrectora le sacó una gran diferencia.

Fotos

Vídeos