Alertan del aumento del retorno de yihadistas por los puertos de Valencia y Alicante

Un coche patrulla, durante el embarque de un buque en Alicante con destino a Oran. / Carlos Rodríguez
Un coche patrulla, durante el embarque de un buque en Alicante con destino a Oran. / Carlos Rodríguez

Las derrotas en Siria disparan el regreso de radicales y la consultora AICS detecta fallos de seguridad en los buques de las líneas con Argelia

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

El peligro sigue muy presente. Hace un año, cuando la coalición internacional inició la ofensiva final para arrebatar al Daesh el bastión de Mosul (Irak), la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad, la única empresa privada de España especializada en informes sobre terrorismo yihadista, ya alertó de la amenaza: el regreso de combatientes islamistas desplazados desde Europa a Oriente Próximo para enrolarse en las filas del Daesh y que iniciaban su retorno a casa, con la Comunitat como ruta de huida. Ahora, cuando el Estado Islámico está «cosechando nuevas derrotas en Siria», la diáspora de radicales vuelve a estar en auge.

Y en la ruta de regreso de estos yihadistas, de nuevo aparece la región. La tradicional entrada por Melilla es hoy una de las menos empleadas por los radicales. «El embarque en los ferries que realizan el trayecto cruzando el Estrecho de Gibraltar ya no lo es tanto. Desde España se han intensificado los controles sobre los pasajeros, lo que obligaría a los retornados a esperar en la pequeña ciudad española durante demasiado tiempo hasta encontrar el momento idóneo de proceder a subir al barco. El riesgo de poder ser detectados por los servicios de Información de las Fuerzas de Seguridad es muy elevado», según AICS.

La llamada 'ruta libia', la que conecta el norte de África con Europa, es de esta forma la vía más expedita para los yihadistas. Desde Argelia se puede llegar a los puertos franceses de Sète y Marsella, pero también a los más cercanos de Almería, Barcelona, Valencia y Alicante.

«En la actualidad, cuando el flujo de voluntarios hacia Oriente Medio es casi inexistente, esta vía española se halla prácticamente inactiva», según señala el informe de inteligencia 'El problema de los retornados' de AICS. Pero el dictamen de la consultora de seguridad es que pueda reactivarse. Las mafias logísticas en territorio nacional «no han desaparecido», como lo demuestra que el año pasado se llevaran a cabo operaciones policiales en España contra organizaciónes de este tipo «que habían cambiado el tráfico de voluntarios por equipación e incluso armas».

Apoyo logístico en las capitales y desde mezquitas encubiertas

El destino portuario preferido por los retornados hacia España debería ser Barcelona si atendemos al número de la comunidad islámica en la ciudad. Restando Ceuta y Melilla, la ciudad condal es la que presenta un mayor número de residentes de esta nacionalidad. El dato permite pasar desapercibidos a los radicales en tránsito hacia Europa. Pero, aún así, el dictamen de AICS señala Valencia como la línea más utilizada por los radicales. La razón, según el informe, es la «importante diáspora musulmana» existente en «Valencia y sus alrededores, lo que permite proporcionar «un razonable apoyo logístico a los que realizan el viaje».

El estudio de inteligencia sitúa en Ruzafa y Monteolivete los barrios en los que mayor presencia hay de ciudadanos de procedencia árabe. Otro aspecto peliagudo, ya publicado por LAS PROVINCIAS, es la existencia de mezquitas ilegales en la ciudad, bajos y trastiendas de locales regentados por personas de origen islámico que actúan como templos encubiertos y como escenarios en los que captar y radicalizar a futuros adeptos para la causa del Daesh, según otro informe de AICS.

Como ya publicó este periódico, las 800 mezquitas ilegales calculadas en España son uno de los talones de Aquiles de la lucha antiyihadista. Garajes, domicilios particulares, locutorios o trastiendas de carnicerías islámicas, salas de oración al margen de cualquier registro o supervisión de las Fuerzas de Seguridad y potenciales centros de reclutamiento del Estado Islámico en España, más allá incluso de su campo preferido, las redes sociales.

El informe es rotundo sobre la incidencia del regreso de integrantes del Daesh por la Comunitat: «Los puertos que se consideran más susceptibles de ser utilizados por las redes mafiosas (atendiendo a las vulnerabilidades observadas en materia de seguridad) es el de Valencia, seguido por el de Alicante, y en menor medida Almería». La propia consultora asegura haber detectado los problemas de seguridad existentes en las líneas marítimas que unen la región con Argelia, entre ellas la de la capital con Mostaganem, travesía que, pese a las altas cifras de pasajeros, no ha sido incluido este año por el Ministerio del Interior en la Operación Paso del Estrecho, operativo que permite ampliar el número de agentes de Policía Nacional y Guardia Civil, como sí se hace en Alicante.

«Desde AICS se ha podido comprobar cómo, con una mínima cobertura operativa, es posible acceder a los barcos procedentes de Argelia, incluso llevando un vehículo y no siendo momento de embarque, lo cual facilita que individuos que hayan podido acceder al mismo de forma ilegal en el puerto de origen puedan desembarcar sin mayores problemas», explican.

Dentro de esos problemas de seguridad, los expertos en inteligencia colocan «el puerto de Valencia como significativamente vulnerable». Y la conexión con Europa para los yihadistas, «a lo largo de la costa mediterránea hasta Barcelona y posteriormente la frontera con Francia», es especialmente sencilla.

LAS PROVINCIAS ya se ha hecho eco de las quejas policiales y portuarias por el escaso refuerzo policial en el Puerto de Valencia y que este no forme parte del dispositivo OPE, como sí lo hacen Alicante, Algeciras, Tarifa, Málaga, Almería, Melilla, Ceuta y Motril. Ello hace que el Puerto de Valencia disponga de una menor vigilancia de Fuerzas de Seguridad en proporción al tráfico esperado de personas y vehículos. Desde Delegación del Gobierno defienden que el dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil está formado por más de medio centenar de agentes y que es superior al establecido el año pasado, además de «suficiente para garantizar la seguridad en el embarque y desembarque».

Fotos

Vídeos