La Ley del Alcohol baraja multar a los padres de menores que beban y quitarles la custodia

Adolescentes, de botellón. / irene marsilla
Adolescentes, de botellón. / irene marsilla

Un informe previo de expertos impone cursos de reeducación, cerrar locales que vendan a adolescentes y que se prohíba en gasolineras

ARTURO CHECA VALENCIA.

Imágenes de adolescentes de cada vez más temprana edad bebiendo en la calle. Botellones con menores llenando parques y cascos antiguos de las ciudades de jueves a sábado. El cada vez mayor auge del 'atracón del alcohol', la destructiva tendencia que causa furor entre los más jóvenes. El aumento del problema del consumo de alcohol entre los menores es una realidad a la que el Ejecutivo quiere poner ya coto. Y sobre la mesa hay medidas de verdadera mano dura con la cuestión: sanciones económicas a los progenitores de los menores que beban alcohol, asistencia a cursos de reeducación (padres e hijos) y el punto más agresivo, la posible aplicación de la «normativa existente en el ordenamiento jurídico para la protección del menor». O lo que es lo mismo, si se produce una reincidencia grave de consumo por los adolescentes y una actitud negligente de los padres se podría llegar a activar el mecanismo de retirada de la custodia a los padres y la asunción de la tutela por parte de la administración.

Son algunos de los extremos que se establecen en la ponencia 'Menores sin alcohol' que sienta las bases de la futura Ley contra el alcohol, aprobado por especialistas de todos los grupos políticos del Congreso y del Senado y al que ha tenido acceso Europa Press. El documento tiene que ser validado ahora por la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de las Drogas y pasará después a convertirse en el espíritu de la futura norma. «Queremos dentro de esta legislatura y este año, como mínimo, aprobar el proyecto de la primera parte de la ley antes de llevarla al Congreso de los Diputados», puntualizó ayer la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

El informe parte de la sensación de alarma de la sociedad con el tema y de que «los últimos datos de consumo de alcohol por menores son preocupantes». El «objetivo primordial» que se marca es retrasar la edad de inicio en el consumo hasta los 18 años e incrementar la percepción social del riesgo de dicho consumo, que se ha perdido y relativizado con la plaga de botellones y la concepción lúdica de la bebida.

La Ley contra el Alcohol irá así en la senda ya marcada por la nueva ordenanza municipal de Valencia, todavía en fase de redacción y que incluiría proyectos como la creación de una especie de carné por puntos, siempre junto a sanciones, que aumente la concienciación de los más jóvenes (los datos dicen que los valencianos empiezan a practicar botellón en torno a los 14 años), así como también la asistencia de padres e hijos a talleres de reeducación, como publicó la semana pasada LAS PROVINCIAS.

Fin de las 'happy hour'

Además de las multas, los cursos (que serían una alternativa al pago de la sanción) y la aplicación de medidas penales de protección del menor, el informe de la ley estatal apunta una batería de prohibiciones e iniciativas en diferentes ámbitos contra la ingesta. Una de ellas es prohibir la venta de bebidas alcohólicas en gasolineras. El texto también pondrá coto a las llamadas 'happy hour', los ganchos comerciales de pubs y discotecas encaminados a captar clientes con ofertas de '2x1' o similares. Y una medida curiosa: la ley establecería la obligatoriedad para los locales de ocio de suministrar agua (del grifo) y vender la embotellada «a un precio reducido», según el documento que se llevará a la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de las Drogas.

El informe también pide que se establezca un horario infantil en televisión en el que no se puedan anunciar bebidas alcohólicas, así como «restringir el patrocinio, o cualquier otra forma de financiación, de bebidas alcohólicas a actividades deportivas, culturales, educativas, de ocio, etc, sobre todo en sitios susceptibles de acudir con los menores: patrocinio de conciertos, 'beer runners', consumo en películas taquilleras, juegos online, fiestas patronales o turismo de alcohol», según el informe. El veto existirá también en un perímetro de 100 metros en torno a las cercanías de lugares destinados a menores o frecuentados por ellos, es decir colegios, institutos, centros sanitarios o salas de cine o teatro durante los espectáculos dirigidos a menores.

La ley también abogaría por ser más agresivo en las etiquetas que lucen las bebidas alcohólicas, sustituyendo el mensaje de 'consumo moderado, es tu responsabilidad' por 'tolerancia cero en menores' o «menores ni una gota»

La ministra de Sanidad alabó ayer el contenido de la ponencia y destacó que sus autores «están en la misma línea de trabajo que el Gobierno, en el sentido de sensibilizar, concienciar y trabajar en la tolerancia cero» en el consumo de alcohol en menores de edad.

Más

Fotos

Vídeos