«El agresor nos persiguió con el coche hasta la comisaría»

Josep Gimeno, durante la entrega de la distinción, ayer. / lp
Josep Gimeno, durante la entrega de la distinción, ayer. / lp

D. GUINDO VALENCIA.

A finales del pasado mes de marzo, Josep Gimeno y un amigo salían del gimnasio y en el parking de un centro comercial de Xirivella vieron a un a mujer llorando en el suelo. Acudieron a interesarse por su estado y apareció su pareja. «Nos pidió que la lleváramos a casa en el coche, pero había sido víctima de una agresión machista y decidimos acudir a la comisaría», recuerda. Sin embargo, el trayecto, de poco más de dos kilómetros, fue bastante accidentado. «Su pareja nos persiguió en su propio vehículo, intentando cortarnos el paso en varios puntos. Al llegar a la comisaría de la avenida del Cid empezamos a tocar el pito hasta que salieron los policías, no nos atrevíamos a salir porque el día de antes había salido de la cárcel», describe. Este suceso tuvo eco mediático, ya que Josep es también el alcalde de Pinedo, y le ha servido para ser la cabeza visible del galardón entregado por la Generalitat el pasado 9 d'Octubre al colectivo de hombres que han evitado agresiones machistas. Esta distinción fue recogida simbólicamente por Josep en nombre de todos los hombres que había frenado a un agresor y ayer la depositó en la Biblioteca de la Dona de Valencia.

Gimeno apunta que recibir este galardón es «un honor», pero insiste en que él actúa en representación del colectivo y que es necesario «dar ejemplo y concienciar a la sociedad».

En el acto de entrega también estuvo presente la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, y la concejal de Igualdad y Políticas Inclusivas e Inserción Sociolaboral del Ayuntamiento de Valencia, Isabel Lozano. Oltra recordó que Gimeno, incluso, puso el riesgo su integridad física y, con la entrega del galardón, «hemos querido simbolizar en él a todos aquellos hombres que se sitúan del lado de las mujeres, de las víctimas y se enfrentan a los agresores y a la violencia de género», aunque lamentó que las denuncias que no proceden directamente de las víctimas «todavía son muy bajas». «La gente tiene que se cómplice de las víctimas, no de los agresores», resumió.

Asimismo, el acto de ayer se celebró en el marco de la semana contra la violencia machista que culmina el próximo sábado con la celebración del Día Internacional por la Eliminación contra la Violencia contra las Mujeres, y que lleva adherida una campaña de la Generalitat con la que se pide «la complicidad de la sociedad para señalar el machismo». Según la campaña, «toda la sociedad tiene que estar del lado de las mujeres que viven una situación de violencia de género», ya que según Oltra «no se trata de una cuestión doméstica, sino social»

Lozano, por su parte, señaló que ha llegado la hora de que los hombres hablen de la violencia machista, «no desde una vertiente culpabilizadora sino desde el compromiso que les toca como parte de la sociedad», por lo que les invita a sumarse a la, según ella, «revolución feminista».

Fotos

Vídeos