Afloran más de 30.000 apartamentos clandestinos en apenas tres años y medio

Turistas por el centro histórico de Valencia. / irene marsilla

El Consell sanciona a seis plataformas de alquiler y expedienta a cerca de un centenar de empresas y propietarios

D. GUINDO

valencia. La lucha contra los alojamientos turísticos clandestinos no cesa en la Comunitat. Durante los últimos tres años y medio han aflorado en las tres provincias más de 30.000 apartamentos que no estaban dados de alta en el correspondiente registro y que, por tanto, han tenido que regularizar su situación, según informó ayer el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer. En esta línea, el presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat (CET-CV), Luis Martí, indicó que en los dos últimos ejercicios se ha detectado un «aumento desmedido» en la cantidad de apartamentos ilegales. Según sus cálculos, entre 2014 y 2016 ha aumentado un 74,8% la oferta clandestina hasta, aproximadamente, las 170.000 plazas en la Comunitat, propiciado especialmente por el boom experimentado por los portales de internet de alquiler de inmuebles turísticos.

Además, el aumento de estas nuevas viviendas dadas de alta en el registro autonómico es exponencial: 3.799 en 2014, 6.493 en 2015, 11.623 el año pasado y 8.194 durante los seis primeros meses de este ejercicio, por lo que, a este ritmo, al finalizar el año se habrán superado con creces las cifras de 2016.

Para tratar de poner freno a esta proliferación de alojamientos ilegales a la Generalitat no le ha temblado el pulso a la hora de multar. De hecho, y por el momento, ha impulsado procedimientos sancionadores contra seis de estas plataformas de alquiler on line que, una vez finalices los plazos de recursos y alegaciones, se materializarán probablemente en multas de entre 20.000 y 30.000 euros. No es de extrañar que otras cuatro plataformas (Booking, Muchosol, Only-apartaments y Fotoalquiler) sí que hayan aceptado la obligación de publicitar el número de inscripción de las viviendas turísticas en sus páginas web.

En esta línea, y entre el pasado año y este ejercicio, el Consell ha abierto 92 expedientes a empresas y propietarios.

Pese a estas cifras, Martí advirtió que en algunos destinos de la Comunitat «existen casi tantas plazas ilegales como legales», por lo que reclama al Gobierno central modificaciones legales que amparen a las autonomías para combatir con más firmeza esta problema, a la Generalitat que persiga el alojamiento ilegal con más firmeza y agilice la nueva normativa turística que, precisamente, elevará hasta los 600.000 euros las sanciones para las situaciones más graves. A los ayuntamientos, el presidente de CET-CV les insta a aplicar las ordenanzas que regulan la convivencia puesto que «todos los problemas ocurren cuando hay oferta ilegal».

Más

Fotos

Vídeos