«Acabar con el maltrato es cosa de todos»

Salida de la carrera no competitiva contra la violencia de género, ayer en la Alameda. / manuel molines
Salida de la carrera no competitiva contra la violencia de género, ayer en la Alameda. / manuel molines

Corredores, grupos de amigos y familias enteras recorren cinco kilómetros y medio por el centro de Valencia para mostrar su apoyo a las víctimas Miles de valencianos salen a la calle para expresar su repulsa contra la violencia de género con una marcha no competitiva

INÉS HERRERO VALENCIA.

«Hace falta concienciar de que acabar con el maltrato es cosa de todos». Así resumía Mar, una vecina de Campanar, la importancia de iniciativas como la segunda marcha no competitiva contra la violencia de género, en la que participó ayer junto a su familia, incluida su hija Alba y el pequeño David, que completó el recorrido de cinco kilómetros y medio en patinete.

Los cinco se marcharon, cogidos de la mano, tras dejar un mensaje en el mural efímero instalado en la Alameda por la Asociación Alanna, como otras tantas familias, grupos de amigos, representantes políticos y corredores de todas las edades que se calzaron sus zapatillas para decir basta a una lacra que se ha cobrado la vida de 44 mujeres este año.

«Ni una menos; no es no; no te calles; denuncia; no estáis solas; ni un golpe más; educa a tus hijos en el respeto; las mujeres no somos propiedad de nadie; si el amor aprieta no es tal» o «todos juntos contra el maltrato», se podía leer en coloridos papelitos, junto a declaraciones de intenciones como esta: «día 12 sin ti: he conocido a alguien, soy yo, voy a darme una oportunidad».

Esas palabras, acompañadas de unas iniciales, reflejan la determinación de una víctima que lucha por salir adelante, como las muchas que ahora ayudan a otras mujeres a empezar una nueva vida. Dos de ellas relatan a LAS PROVINCIAS su labor en Alanna, cómo acompañan a 850 mujeres de Valencia, «tratándolas de tú a tú, sin revictimizarlas».

La asociación, con un 40% de su plantilla correspondiente a víctimas de violencia de género, ofrece una asistencia integral a personas que llegan «hundidas anímicamente» y, en muchas ocasiones, «sin nada: ni trabajo, ni dinero, familia o amigos».

Su programa Insertas Dona les brinda «un lugar donde sentir que está de nuevo llevando las riendas de su vida», sin preguntas ni clichés. Les preocupa, eso sí, la creciente cantidad de adolescentes que sufren maltrato o «creen que es normal que les controlen, más aún gracias a aplicaciones móviles, que es por amor».

También en ellas pensaban muchas de las personas que recorrieron el centro de Valencia, en zapatillas, patines e incluso con mascotas, que tampoco se perdieron las clases colectivas organizadas por la Fundación Deportiva Municipal. Mónica y Xusa, de Alcàsser, corrieron «para apoyar a las mujeres», junto a otros padres y a sus hijos e hijas de ocho años, tras explicarles por qué era importante que estuvieran allí.

Más

Fotos

Vídeos