Más de 3.000 valencianos aspiran a entrar en el Ejército

Dos boinas verdes que actualmente prestan servicio en el Mando de Operaciones Especiales (MOE), en Alicante. /Á. Domínguez
Dos boinas verdes que actualmente prestan servicio en el Mando de Operaciones Especiales (MOE), en Alicante. / Á. Domínguez

J. A. M. VALENCIA.

Hace ya 17 años que la mili quedó suspendida en España. Sin embargo, el Ejército sigue teniendo un importante tirón como salida laboral para miles de jóvenes de la Comunitat Valenciana. Sólo en los dos primeros ciclos de reclutamiento del año pasado se presentaron 3.128 aspirantes en la región. De ellos, 393 lograron clasificarse para las pruebas de selección, un 12%. Nueve de cada diez aspirantes se quedan a las puertas.

En nuestra provincia son pocas las plazas vacantes del año pasado, por lo que no es sencillo que un recluta valenciano que logre convertirse en soldado acabe ejerciendo en cuarteles de la provincia. En concreto, fueron 230 las vacantes: 150 de las plazas correspondían al Regimiento de Transmisiones 21 de Marines y 80 al Grupo de Caballería Ligero Acorazado Milán XVI, con sede en la misma localidad.

Los requisitos esenciales son ser español de entre 18 y 29 años y superar los 1,55 metros de estatura. Para la selección se valoran los méritos personales y académicos, hay un reconocimiento médico, pruebas psicológicas y físicas y, por último, una entrevista personal. La principal ventaja es un salario inicial bruto de 14.420 euros. Mileuristas, sí, pero con la estabilidad de un empleo público y la posibilidad de aumentos por el destino y especialidad.

Fotos

Vídeos