El AVE Valencia-Madrid roza ya el número de viajeros de la conexión con Sevilla

Dos trenes AVE en la estación Joaquín Sorolla. :: jesús signes/
Dos trenes AVE en la estación Joaquín Sorolla. :: jesús signes

La línea valenciana se queda a 190.000 pasajeros de la hispalense, la primera que se inauguró y que cuenta con más frecuencias diarias

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

El 21 de abril de 1992 arrancó la primera ruta comercial del tren de alta velocidad. Fueron los 471 kilómetros de enlace entre Madrid y Sevilla, que supusieron la entrada en escena del AVE a la red ferroviaria. Hasta 2008 no llegó la segunda línea, la de Madrid-Barcelona, a la que seguiría, dos años más tarde -y tras ocho de ejecución de las obras-, la alta velocidad entre Valencia y Madrid, que el año pasado cerró el ejercicio con 2,25 millones de viajeros, un 7,5% más que en 2015.

Unas cifras que se acercan a las obtenidas por la conexión entre Madrid y Sevilla, que registró 2,45 millones de pasajeros en 2016 en el llamado punto a punto, es decir, usuarios que realizan el recorrido completo entre las dos capitales, ya que la conexión ferroviaria sumó 3,2 millones en total al incluirse el enlace con Córdoba. Unos 190.000 pasajeros de diferencia que sitúan al corredor valenciano como el tercero más importante de la red española de AVE.

Castellón sigue en pruebas y Alicante no tiene fechas

La puesta en marcha del AVE Madrid-Sevilla supuso el despegue de un servicio que ha situado a España como el segundo país del mundo con la red más extensa de AVE tras China. Un hito que ha sido utilizado para criticar la disparidad y desigualdad en las inversiones, que se han traducido, por ejemplo, en que la segunda y la tercera ciudad de España no estén conectadas aún en alta velocidad, como han recordado los empresarios valencianos.

El AVE Valencia-Barcelona aún tardará en ser una realidad, al igual que la conexión con Alicante, que permitiría acortar el trayecto a poco menos de una hora en este último caso. De momento, el único compromiso del Ministerio de Fomento es la reducción del tiempo de viaje con la capital condal en 2018 (se volvería a las 2 horas 50 minutos de hace veinte años), una vez esté terminado el tramo Vandellós-Tarragona del corredor mediterráneo.

La conexión en AVE fue precisamente una de las reivindicaciones que se escucharon en el encuentro organizado por la Asociación Valenciana de Empresarios en Almería, donde 800 representantes empresariales clamarán por la ejecución de esta infraestructura.

En el caso del AVE a Castellón, que circula en pruebas desde el pasado 20 de marzo tras finalizarse las obras de implantación del tercer carril, Fomento aún no ha comunicado cuándo entrará en servicio aunque podría ser tras el verano. Su puesta en marcha permitirá recuperar servicios de alta velocidad con Madrid, ya que la frecuencia diaria se cuadruplicará, al pasar de una conexión semanal con Madrid a cuatro diarias: dos en AVE y otras dos en Alvia.

O, en la práctica, el segundo eje ferroviario, ya que la conexión hispalense dispone de mayor número de frecuencias diarias: unas 15-16 por sentido frente a las 13 en el caso de la capital del Turia. Eso sí, la alta velocidad Valencia-Madrid también cuenta con más movimientos en días laborables debido, sobre todo, a los viajes de negocios que, en su día, provocaron el cierre de delegaciones de empresas al acortarse el tiempo de recorrido entre las dos ciudades.

El buen ritmo de esta conexión ferroviaria, cuya ocupación ronda el 75-78%, también se da en la otra línea de AVE existente en la Comunitat, que conecta Alicante con Madrid. Inaugurada en 2013, cuenta con 1,96 millones de usuarios, según los datos del pasado año facilitados por Renfe. Una cifra que duplica con creces las obtenidas en su primer año de puesta en marcha, cuando la operadora transportó a 907.000 pasajeros.

En este caso, el tren supone el 81,4% de la cuota de mercado frente al avión, mientras que en el AVE Valencia-Madrid, el porcentaje es ligeramente superior y se sitúa en el 88,10% tras descender unos puntos. Y es que la conexión aérea con Barajas ha recuperado alrededor de un 15% de pasajeros en los últimos años tras caer del millón de usuarios a los 260.000 con la inauguración de la alta velocidad. Así, el año pasado fueron 312.646 personas las que optaron por desplazarse en este medio de transporte, especialmente en julio y agosto.

Segunda en velocidad

Entre 2010 y 2016 Renfe ha desplazado en sus trenes a 13,28 millones de usuarios en la relación Valencia-Madrid, que incluye paradas en Requena y Cuenca. En el punto a punto, se contabilizaron 11,75 millones, según los datos que maneja Renfe con motivo del 25 aniversario de la entrada en funcionamiento del corredor de alta velocidad Madrid-Sevilla, hoy casi alcanzado por el de Valencia.

La velocidad media comercial del AVE también es superior en el caso de la conexión Valencia-Madrid, pues se sitúa en los 231 kilómetros por hora (km/h), por delante de los 201 km/h que alcanza el AVE a Sevilla. La línea Alicante-Madrid también es superior, con 226 km/h. En el caso del Barcelona-Madrid se circula a 248 km/h.

Hace tres décadas, por ejemplo, la velocidad media comercial era de 108 km/h para los Intercity que cubrían el trayecto entre la capital del Turia y Madrid. Las cifras actuales suponen que la alta velocidad española es líder a nivel mundial, incluso por delante de Japón (218 km/h).

Los buenos resultados del AVE entre Valencia y Madrid también se reflejaron el pasado puente de mayo en todos los servicios de alta velocidad y larga distancia en la Comunitat. Según informó la compañía que depende del Ministerio de Fomento, los trenes transportaron a 115.000 pasajeros, un 6% más que en el mismo periodo del año anterior (27 de abril y 2 de mayo).

Fotos

Vídeos