Las Provincias

La fiscalía investiga el caso y se desvincula del cierre

«La Fiscalía supervisa si cada una de las resoluciones que se dictan desde la Administración son ajustadas al interés del menor. El caso se estudiará y se indagará a fin de determinar si los hechos puestos de manifiesto pudieran ser constitutivos de un ilícito penal». Fuentes de la Fiscalía de Castellón explicaron de esta manera en qué punto se encuentra la investigación sobre el centro de menores de Segorbe, en el que el ministerio público determinará dos cosas: si la decisión del Consell de cerrar las instalaciones de las Hermanas Terciarias Capuchinas ha sido correcta y se examinarán los indicios de maltrato apuntados por la vicepresidenta Mónica Oltra: duchas frías a algunos menores («a unos 15 grados, la temperatura del Mediterráneo en invierno», detalló la consellera) y comida caducada en los menús de los adolescentes.

Desde la Fiscalía dejan bien claro ser completamente ajenos al cierre del centro. «Es una cuestión ejecutiva, no es competencia del ministerio fiscal», sostienen las citadas fuentes. Otro aspecto que supervisará el fiscal encargado del área de Menores de Castellón es «supervisar si la decisión administrativa de ubicar a un menor en un centro en concreto es adecuada atendiendo al proyecto educativo del centro».

La conselleria alegó que a los menores se les alojaba en instalaciones «obsoletas, cuando no peligrosas», como el cuarto de juegos junto a la caldera. Según la inspección, hay indicios de «castigos físicos», duchas de agua fría en noches de invierno o dejarles sin comer durante horas, malos modos, faltas de respeto y abuso de poder.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate