Las Provincias
La joven detenida en Gandia, hoy condenada a 5 años de cárcel. :: Efe
La joven detenida en Gandia, hoy condenada a 5 años de cárcel. :: Efe

Un informe alerta del auge de radicalización yihadista de mujeres en la Comunitat

  • Tres extremistas han sido detenidas en el último año y el Real Instituto Elcano subraya el cambio de estrategia del Daesh para que las islamistas pasen desapercibidas

Septiembre de 2016. La policía francesa detiene en París a tres mujeres musulmanas radicalizadas que según la Fiscalía gala «preparaban un acto violento inminente». Las alarmas de todas las Fuerzas de Seguridad y servicios de inteligencia europeos se activaron ante lo que suponía un claro cambio de estrategia del criminal Daesh: pese al rotundo veto del mundo fundamentalista musulmán a las mujeres en cualquier labor o función, el grupo terrorista comenzaba a emplear a las féminas para planear atentados, dirigir acciones radicales y reclutar futuros combatientes, como destaca un informe publicado hace unas semanas por el Real Instituto Elcano, órgano especializado en investigar acciones islamistas. Su arresto se produjo en París y fue la primera operación en el continente con mujeres presuntamente implicadas en acciones terroristas.

Pero antes ya había habido otras señales de alerta. En España. Y más concretamente, en la Comunitat Valenciana. En septiembre de 2015, con sólo 18 años, Raja E.A era apresada en Gandia. Se había «radicalizó en los postulados del Daesh e intentó viajar a una zona de conflicto pese a la oposición de sus padres». Todo ello para «viajar a Siria y contraer matrimonio con un muyahidín como forma de llevar a cabo su propia yihad», como señala la sentencia de la Audiencia Nacional que le impuso cinco años de cárcel el pasado mes de marzo. Sólo un mes después caía en Xeraco Laila H. Con 18 años, el juez de la Audiencia Nacional la señaló como presunta reclutadora de yihadistas. Hoy está en libertad a la espera de que se celebre el juicio o se cierre el proceso. Sigue en Xeraco, aunque con una «vida discreta», subrayan los vecinos, que recuerdan como Laila era muy querida porque ayudaba en el pueblo como traductora para el Ayuntamiento y el humilde oficio de su padre, que aún hoy conserva, en un almacén de frutas.

'No hay vida sin yihad'

La tercera alarma sobre la radicalización de las mujeres sonó el pasado mes de febrero. En Alicante era apresada Dolores Hidalgo. Tenía un subfusil de guerra en su casa y pretendía viajar a Siria con sus cinco hijos. Hoy está en prisión. Los tres arrestos acaecidos entre 2015 y este año cobran importancia al tener en cuenta un dato: antes de esa fecha no se había producido, ni en la Comunitat ni en España, ni un sólo arresto de mujeres por actividad yihadista. 'No hay vida sin yihad y no hay yihad sin hégira": la movilización yihadista de mujeres en España, 2014-2016' es el estudio publicado por el Real Instituto Elcano, obra de Carola García-Calvo, y que subraya el auge del uso por parte del Daesh de mujeres para actividades de propaganda, reclutamiento e incluso comisión de atentados.

«El empleo de féminas, aunque vaya contra las consignas extremistas del Daesh, e incluso de menores de edad, son estrategias que está tomando el terrorismo islamista como métodos de eludir el control de las Fuerzas de Seguridad y de los servicios de Inteligencia», explica un experto de Información del Ministerio del Interior. «Se está reclutando a más mujeres que nunca». La advertencia no la lanza un cualquiera. El aviso salió de boca del general Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos y uno de los puntales del Ministerio de Defensa en la lucha contra el terrorismo yihadista en una información adelantada en octubre de 2015 por LAS PROVINCIAS. «Al Qaeda sólo reclutaba a hombres. El Daesh capta a familias enteras para fortalecer la idea global que pretenden transmitir. Y los vídeos de niños cortando cuellos o pegando tiros son sólo el principio», aseguró Ballesteros en una jornada sobre seguridad internacional en Valencia

Desplazadas «al califato»

El estudio de Elcano pone sobre la mesa más cifras que constatan esta realidad. Desde 2014, 23 mujeres han sido detenidas y puestas a disposición judicial de la Audiencia Nacional dentro del territorio nacional por su implicación en actividades terroristas relacionas con Estado Islámico. Esto contrasta con el hecho de que hasta ese año ninguna mujer hubiese sido procesada en nuestro país por actividades relacionadas con el terrorismo yihadista. Además, «de los 208 individuos con nacionalidad española y/o residencia en España que han decidido trasladarse al califato desde 2014, un 10% (21) son de sexo femenino», como constata el estudio.

La precocidad de las mujeres captadas por el Daesh es otra de las características que subraya el análisis de Elcano. La práctica totalidad de los arrestados en España por terrorismo islamista destacan por su juventud, «pero en el caso de las mujeres esta cobra especial relevancia. La edad media que refiere este estudio es de 24 años, siete por debajo de la de los detenidos por los mismos delitos de sexo masculino, que es de 31,3 años». En el caso de las tres valencianas detenidas, su edad oscilaba entre los 18 y los 36 años.

El resto del informe de la investigadora García-Calvo subraya el perfil que tienen las apresadas en España. El porcentaje de mujeres solteras en el momento de su detención es del 45%, un 16,6% mayor que el de los hombres solteros. «Por contra, la proporción de hombres casados es de un 61,4%, 36,4 puntos porcentuales más que para el grupo específico de mujeres», según la indagación del Real Instituto Elcano. Mientras que el 55,6% de los hombres tenían hijos en el momento de su detención, la mayoría de las mujeres arrestadas (65%) no tenía descendencia. Estos datos «guardan coherencia con la estrategia del Daesh de captar mujeres cuya identidad está todavía en formación, lo que las hace vulnerables a la adopción de esta visión extrema y rigorista del credo islámico».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate