Las Provincias

Los colegios públicos ganan 230 aulas mientras los concertados pierden diez

Aula de un colegio concertado afectado por la supresión de unidades aplicada este curso. :: damián torres
Aula de un colegio concertado afectado por la supresión de unidades aplicada este curso. :: damián torres
  • La planificación de Infantil y Primaria da prioridad a los centros de la Generalitat, aunque la mayoría de las nuevas clases son provisionales

El arreglo escolar, la previsión de aulas necesarias en cada municipio para cubrir la demanda el próximo curso, va conociéndose a pinceladas. Tras el proceso de renovación de conciertos que en Bachillerato ha supuesto la pérdida de fondos públicos en uno de cada cuatro escuelas con esta etapa conveniada, LAS PROVINCIAS ha tenido acceso a los datos de planificación de Infantil y Primaria, que escolarizan a la mayoría de alumnos y suponen la puerta de entrada al sistema educativo. Como ya sucedió en el anterior proceso, el que sirvió para la organización del curso actual, la pública sale bien parada, aunque con matices. Su balance global (unidades nuevas menos las suprimidas) es positivo, con 229 creaciones, mientras que en la enseñanza concertada es negativo (-10).

Pese a la provisionalidad de los datos la tendencia es clara. Es el segundo ejercicio de retroceso para esta red. Aunque discreto en términos globales, contrasta con los años del PP, cuando el crecimiento era uniforme y las aulas públicas asumían mayores recortes. En la red sostenida vía conciertos la previsión para Infantil (de tres a cinco años) es crear tres unidades y eliminar 15 (-12). Varias se referirán a centros ya afectados por el arreglo escolar previo, pues la supresión de líneas suele tener continuidad en los cursos superiores. En Primaria habrá 9 nuevas y desaparecerán 7 (+2).

Respecto a la escuela pública, según los datos del sindicato mayoritario, el Stepv, en el segundo ciclo de Infantil se crean 98 y desaparecen 65 (+33), mientras que en Primaria son 289 frente a 93 eliminaciones (+196). La valoración de la organización es agridulce. Aunque se agradece que el balance sea positivo se asegura que «no se cumplen las expectativas» porque la inmensa mayoría de las nuevas aulas en ambas etapas son habilitaciones provisionales (366 de 387). Es decir, que tienen una vigencia de un curso, se usan para atender crecimientos puntuales de demanda y luego pueden desaparecer, por lo que no se consolidan como puestos definitivos. Traducido en personal, fomentan la inestabilidad, esto es, que las plantillas públicas no tengan continuidad, lo que dificulta el mantenimiento de proyectos innovadores o la coordinación entre equipos. Además, hay unidades habilitadas que ya existían el curso anterior y vuelven a tener esta consideración, aunque cuentan como nuevas a efectos de dotarlas de profesorado.

Esta situación fue criticada ayer por el sindicato Anpe, que tildó la propuesta de «continuista» y cuestionó «la valoración positiva» de la administración, «ya que la excesiva habilitación no contribuye en nada a la estabilización». Precisamente Educación destacó que con el arreglo se crearán un millar de puestos docentes más en los colegios públicos y en los concertados.

Para decidir las supresiones, a los concertados se les pide unas ratios de alumnos mínimas en base a la legislación estatal, por lo que se entiende que la propuesta afecta a aulas con poca previsión de demanda. En la pública no hay mínimos como tal, si bien también se caen las unidades mas vacías, pero hay más flexibilidad a criterio de la administración, que es quien planifica.

En cuanto a la etapa de Especial, que en muchos casos incluye aulas integradas en centros ordinarios de Infantil y Primaria, en la pública habrán 15 más, a las que habría que añadir las 69 de Comunicación y Lenguaje. En cuanto a la concertada, en días anteriores las patronales se mostraron satisfechas con el aumento de recursos (más de treinta), que por otro lado es una reivindicación histórica para atender necesidades de apoyo educativo.

Volviendo al Stepv, también alertó de que si sólo se cuentan las supresiones los datos se duplican respecto al arreglo anterior, por lo que pidió una mayor reducción de ratios. Por su parte, Anpe se preguntaba cómo ha afectado la fusión de líneas por la aplicación del modelo plurilingüe único, pues ya alertó de que podría favorecer las eliminaciones.

Los sindicatos pusieron el acento en el poco margen de los centros públicos para presentar alegaciones, pues tendrán hasta el 28 y vuelven a la actividad el 25. En este plazo han de convocar consejos escolares y esperar a que llegue el municipal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate