Las Provincias

La operación retorno alcanza los 46 kilómetros de circulación lenta en la A-3, la A-7, la AP-7 y la A-31

IEstado de la A-7 ('by-pass') a la altura de Paterna, a primera hora de la tarde de este lunes.
IEstado de la A-7 ('by-pass') a la altura de Paterna, a primera hora de la tarde de este lunes.
  • A las 20 horas se registran colas a lo largo de 20 kilómetros en la autovía A-3

La Operación Retorno de Semana Santa ha comenzado este Lunes de Pascua con retenciones que a las 14 horas han llegado a sumar 46 kilómetros de circulación lenta y complicada en las carreteras valencianas, aunque a la hora de comer las retenciones han ido desapareciendo.

Hacia las 20 horas, la operación regreso de Semana Santa está dejando colas de hasta 20 kilómetros en la A-3 entre Utiel y Requena, en sentido hacia Valencia, retenciones que se mantienen desde primera ahora de la tarde, y que han llegado hasta los 30 kilómetros en algún momento. Fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT) han informado a EFE de que las colas han empezado a originarse hacia mediodía y además de las retenciones entre Utiel y Requena, hay alguna pequeña retención en Riba-roja, en el enlace con la A-7.

Además, a primera hora de la tarde, en la A-7 había retenciones de 5 kilómetros en Paterna entre los kilómetros 325 y 330 en sentido Barcelona, mientras que en la AP-7 durante la mañana ha habido cerca de 7 kilómetros de atascos, agravados por el corte de un carril, a la altura de Alcalà de Xivert, entre los puntos kilométricos 381 y 374.

En la provincia de Alicante las principales dificultades se han registrado en dos puntos de la A-31: había 10 kilómetros de retención a la altura de Villena en dirección Madrid y otros 4 en Novelda en el mismo sentido, aunque poco después de las 14 horas habían desaparecido.

El domingo, un fallecido

El domingo el balance fue de largas colas y un fallecido. Las mayores retenciones se registraron en Alicante, con vehículos atrapados en un atasco que llegó a alcanzar 30 kilómetros. Pero también hubo momentos críticos durante todo el día en la A-3 y en su entronque con la A-7.

Tras un inicio del periodo festivo sin víctimas, la tragedia llegó poco después de las cuatro y media de la tarde. Un hombre de 39 años falleció y otros tres de entre 35 y 40 resultaron heridos, uno grave, al salirse de la carretera el coche con el que circulaban. Ocurrió en el kilómetro 25 de la CV-370 a su paso por Vilamarxant, cuando el conductor perdió el control del turismo, que acabó estrellado en un campo.

Hasta el lugar de la emergencia se desplazaron bomberos del Consorcio Provincial de Valencia procedentes de los parques de l'Eliana, Chiva y Paterna. Trabajaron para excarcelar a dos de las víctimas. También se movilizaron dos ambulancias que evacuaron a los heridos al Hospital de Llíria. Al parecer, el hombre fallecido circulaba como pasajero en el automóvil siniestrado.

Al siniestro mortal de Vilamarxant se suma la muerte del niño de 13 de años atropellado el día de Jueves Santo, cuando atravesaba un paso de cebra en Burriana. El accidente se produjo poco antes de las cinco de la tarde, en la avenida del Cardenal Tarancón del municipio castellonense. El menor fue arrollado por un todoterreno cuando atravesaba con su bicicleta un paso de cebra. Llegó a entrar en parada cardiorrespiratoria, pero los médicos lo reanimaron y llegó con vida al hospital. Sin embargo, no superó las graves lesiones.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

El Viernes Santo otro niño de 10 años resultó herido al despeñarse con su bicicleta cuando cruzaba un puente de Castellfort. El accidente volvió a hacer necesaria la presencia de bomberos, pero en esta ocasión la lesiones no fueron graves.

Las retenciones fueron especialmente intensas en Alicante. La A-31 se vio invadida por vehículos desde primera hora de la mañana. Y fue sobre las 14.30 horas cuando la situación se tornó crítica, con un atasco de unos 30 kilómetros entre Elda y Villena, según fuentes de Tráfico.

Otro epicentro de las complicaciones fue la A-3 a su paso por Chiva y Loriguilla. Entre las doce del mediodía y la una de la tarde, la DGT contabilizaba retenciones de unos 10 kilómetros. Este tapón, como es habitual, repercutió en las incorporaciones desde la A-7 (bypass). Hubo tres kilómetros de colas en sentido hacia Alicante y otros tres hacia Barcelona.