Las Provincias

«Se me acabó el paro después de salir de la cárcel y vine aquí»

  • Sara, 27 años Solicitante de ayuda

Sara, «gitana española» como ella misma resalta, vivía con su pareja, de nacionalidad rumana, en una habitación alquilada, pero el propietario del inmueble decidió que debían abandonarlo. «Nos vimos en la calle y él volvió a su país». Después de una fuerte discusión familiar, tuvo que recurrir a la ayuda de Casa Caridad. «No tengo trabajo ni recursos, estoy aquí desde el 6 de febrero». Esta joven a los 18 años trabajaba «repartiendo propaganda», pero a causa de «ir con malas compañías» ingresó en la cárcel de Picassent, donde pasó algo más de un año. Después de abandonar el centro penitenciario, ella y su pareja pudieron subsistir gracias a la prestación por desempleo que recibía y a que él realizaba trabajos puntuales en el campo, pero la situación cambió. «Ahora estoy más tranquila y contenta por tener una cama y comida». Está a la espera de una nueva entrevista con los servicios sociales.