Las Provincias

El concierto de cien colegios, en la cuerda floja hasta un mes antes de la admisión de alumnos

  • La demanda de las familias ya no implicará la renovación automática del convenio en Bachillerato con la nueva normativa del Consell

La nueva normativa que regula el acceso a los conciertos educativos ya es oficial tras la publicación ayer en el Dogv, y tiene especial incidencia en los estudios postobligatorios. El decreto establece que Educación tendrá hasta el 15 de abril para resolver las solicitudes que presenten los colegios, o lo que es lo mismo, lo hará algo más de un mes antes de que empiece la admisión en Bachillerato. Aunque es el mismo plazo que en procesos de renovación anteriores, esta vez hay una diferencia fundamental en relación a esta etapa y la FP: ya no se mantendrán conveniadas de manera automática si los centros acreditan una demanda mínima de alumnos como sucedía hasta ahora, sino que se extinguirán y deberán solicitarse de nuevo, empezando de cero.

En otras palabras, tener un buen número de matrículas no asegura disponer de fondos públicos para financiar las aulas -lo que daba cierta tranquilidad en años anteriores a los titulares antes incluso de conocer la resolución oficial-, sino que todo dependerá del proceso ideado por la administración y, sobre todo, de las necesidades que determine a la hora de planificar las aulas que se requieren para el próximo curso. Y es conocida la intención de la conselleria de concertar Bachillerato y Formación Profesional allí donde sea preciso porque no haya suficiente oferta pública. De ahí que la incertidumbre se haya extendido entre los colegios afectados.

Respecto al Bachillerato, hay un centenar de escuelas que hasta este curso tienen concertada la etapa y por tanto deberán pedir de nuevo el convenio. Así lo establece la Guía de Centros Docentes, que dice además que hay otras doce que la ofertan en régimen privado. Estas también pueden solicitar su inclusión en la red y competirán con las anteriores y con las que llegando su concierto hasta la ESO no tienen aún aulas de Bachillerato en funcionamiento, aunque pueden presentar la solicitud siempre que hayan iniciado el proceso para ponerlas en marcha.

Más complicado es establecer el número de centros con ciclos formativos concertados, pues la guía de Educación no especifica a qué régimen están sujetos.

Además de la desaparición de la renovación automática, otra novedad es el sistema de preferencias para acceder al concierto postobligatorio. Los criterios fijados se activarán cuando haya más solicitudes que plazas necesarias en los municipios o zonas de escolarización. Escuelas privadas ya sostenidas con fondos públicos antes de la generalización de la red y cooperativas estarán en la mejor posición -en este caso por disposición estatal-, aunque también pesará el atender a alumnado desfavorecido económicamente, tener proyectos innovadores, atender a estudiantes de su zona y contratar a profesores que hayan sido despedidos por la eliminación de aulas conveniadas.

Este último criterio fue utilizado por el portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad, Vicente Morro, para criticar la normativa al calificarlo de «sinsentido». «En lugar de recolocar que eviten despedir», dijo, antes de añadir que el decreto «establece un sistema para dificultar la libertad de elección» y que contiene elementos «que no casan con la jurisprudencia», en referencia a la idea de subsidiariedad de la concertada frente a la pública que, a su juicio, emana de la nueva regulación.

Otro cambio a tener en cuenta es que Educación incrementa la ratio de alumnos que deben acreditar los centros que opten a concertar el Bachillerato, que pasa de 20 a 25 en la primera clase de cada curso, sin olvidar que se eliminarán ciclos de FP Básica que en la admisión no lleguen a seis solicitudes de primera opción, sin esperar a matrículas extraordinarias o segundas opciones.

En cuanto a las consecuencias de la supresión de Bachilleratos o ciclos, no serán inmediatas. Educación garantiza que todos los matriculados en las etapas seguirán en régimen concertado. El problema se lo encontrarán, en cambio, los que promocionen desde 4º de la ESO.

La renovación también afecta a Infantil, ESO y Especial. Se estará a lo previsto en el reglamento estatal, por lo que en teoría manteniendo las condiciones iniciales del concierto y acreditando una demanda suficiente seguirán en la red.