Las Provincias

El Consell aprueba la norma que limitará los conciertos a partir del curso que viene

Alumnos en clase en el colegio Agustinos, uno de los centros concertados de Alicante.
Alumnos en clase en el colegio Agustinos, uno de los centros concertados de Alicante. / Joaquín P. Reina
  • Educación suaviza la normativa en relación a la Formación Profesional y premiará a los que contraten a profesores despedidos

El pleno del Consell aprobó ayer el decreto que regula la renovación de los conciertos educativos, una normativa que en la práctica implicará la limitación de los mismos en las etapas postobligatorias: Bachillerato y FP.

Solo quedará la publicación en el DOCV, que activará el procedimiento para que los titulares de los centros que quieran optar por seguir en el sistema -o incorporarse de nuevo- presenten su solicitud. La próxima semana está prevista una reunión para explicar el nuevo sistema telemático, pues todo el papeleo tendrá que presentarse en versión digital. Aunque los plazos son justos, el compromiso trasladado ayer por el conseller de Educación, Vicent Marzà, es que antes de la matriculación se sepa qué colegios tendrán conciertos a partir del curso que viene en las citadas etapas y también en ESO, Infantil y Especial, si bien en estos casos no hay cambios de criterios.

La principal novedad en cuanto a las postobligatorias consiste en que la administración será claramente intervencionista. Con el PP estos convenios se renovaban automáticamente siempre que los titulares cumplieran los requisitos legales y una demanda mínima de alumnos que venía fijada en la normativa. Es decir, mandaba la demanda de las familias.

Ahora desaparece este mecanismo y todos los contratos caducarán el 31 de agosto, por lo que deberá iniciarse el procedimiento de renovación desde cero. Y será la Conselleria la que decida, en arreglo a sus competencias, dónde se necesitan aulas concertadas postobligatorias. Puede darse el caso, como ya se ha manifestado, de que la demanda de escolarización prevista se pueda cubrir con las aulas de la red pública, por lo que no habría lugar para mantener las unidades concertadas próximas, por ejemplo, en el mismo municipio. Sí se garantiza que no quedarán alumnos descolgados. Si se elimina un concierto, la medida será efectiva una vez los matriculados finalicen la etapa en cuestión.

Parámetros similares

A la espera de saber si el decreto ha variado mucho respecto a los borradores iniciales, en las primeras redacciones se endurecían algunas cuestiones. Se decía que los concertados seguirían con sus Bachilleratos si en la primera clase de cada curso (1º o 2º) contaban con al menos 25 alumnos, cifra que hasta ahora se fijaba en 20. En su comparecencia tras el pleno del Consell Marzà dijo que se han establecido parámetros similares a los utilizados para decidir sobre la continuidad de unidades públicas. «Para concertar en etapas no obligatorias debe estar muy justificado que haya suficiente matrícula», dijo.

En cuanto a FP ordinaria, Educación se reservaba la posibilidad de eliminar estudios si en la admisión se obtenían menos de seis solicitudes de acceso en primera opción. Esta restricción desapareció en la versión que pasó por el Consejo Escolar a petición del sector concertado, que también reclamó bajar las ratios citadas de Bachillerato, aunque no se aceptó.

Otra novedad del decreto, que empezó a gestarse como una orden, es que si hay más peticiones de concertación que plazas necesarias se fijará un orden de preferencia: se priorizarán las cooperativas, los concertados más antiguos, los que tengan mayor porcentaje de alumnos en desventaja económica, los que apliquen planes innovadores, los que escolaricen más alumnos de la misma zona y los que hayan recolocado a profesores despedidos por la eliminación de aulas. Esta última cautela fue solicitada por el sindicato mayoritario, FSIE, que ayer se felicitó de que la administración muestre interés en «fomentar el empleo» con este mecanismo.

Por su parte, desde la patronal Escuelas Católicas esperan que en el caso de municipios con un solo concertado se le mantengan los convenios para que exista «pluralidad de oferta». «Sería una demostración de auténtica libertad de elección», señalaron.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate