Las Provincias

El paro de extranjeros en la provincia se sitúa en niveles previos a la crisis

Ciudadanos originarios del norte de África trabajando en una explotación agrícola.
Ciudadanos originarios del norte de África trabajando en una explotación agrícola. / J. M. Rodríguez
  • Alicante acumula aún 25.039 demandantes de empleo no comunitarios, el 15% del total, aunque UGT advierte de que podrían ser unos miles más si no fuera por el proceso de retorno

El número de ciudadanos extranjeros no comunitarios en situación de paro en la provincia ha regresado a niveles previos a la crisis económica cuando, tras el efecto llamada de una década antes tras las regularizaciones extraordinarias acordadas por el Gobierno, se habían asentado en esta tierra miles de personas del norte de África, Hispanoamérica y la antigua URSS para labrarse un futuro laboral y social mejor que en sus países de origen. En estos momentos, la cifra de desempleados es equiparable a la del año 2008, cuando empezó la debacle financiera e inmobiliaria en España. Sin embargo, el dígito se presta a engaño, según la secretaria de UGT en l'Alacantí-Marina, Yaissel Sánchez Orta, pues no se tiene en cuenta a los ciudadanos que han regresado a su país tras muchos meses en el desempleo, por lo que causan baja en la listas de demandantes de las oficinas del Servef.

La provincia acumulaba el pasado 31 de diciembre, último dato divulgado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, un total de 25.039 parados extranjeros no comunitarios, entre los que destaca el grupo del sector servicios, con 16.114. Es decir, más de la mitad de los extranjeros quiere trabajar en la hostelería, hotelería o el comercio, un nicho de empleo que ya destaca sobre el resto en la actualidad en la provincia. El segundo sector con más paro extranjero es el de construcción, con 3.010 demandantes, pese a que en los últimos meses se han incorporado trabajadores foráneos por el tirón de la construcción residencial y, en menor medida, de la rehabilitación de fachadas u obras públicas menores. En industria hay 1.288 desempleados, en agricultura 2.082 y en el colectivo sin empleo anterior 2.545.

En todos los sectores

En todos los sectores de actividad descendió en 2016 el paro extranjero respecto a 2015, si bien llama la atención el grupo de los que no han tenido trabajo anteriormente, pues muchas familias se han quedado sin el cabeza de familia, que ha tenido que regresar a su país temporalmente para trabajar, y ha obligado a las mujeres que operaban de amas de casa a hallar un empleo fuera del hogar familiar. En solo un año, hay 2.146 extranjeros parados menos.

La tendencia a la baja se ha ido consolidando desde el año 2012, en el epicentro de la crisis económica, cuando había 32.876 extranjeros sin actividad laboral. Año tras año, se ha reducido la cifra a razón de unos 2.000 parados extranjeros menos. Hasta llegar a esos 25.039 que prácticamente iguala la cifra previa a la crisis que había en el año 2008, con 23.310 demandantes.

Hay paro, incluso, en una relación de unas quince profesiones marítimas y pesqueras como frigoristas navales o maquinistas, mecánicos y sobrecargos, así como en deportistas profesionales y entrenadores deportivos, según recoge el último catálogo de profesiones de difícil cobertura del Ministerio de Empleo. Son oficios que no se cubren y se disponen para extranjeros con permiso de trabajo, pero siguen sin cubrirse en la provincia.

Pero Yaissel Sánchez Orta, secretaria de UGT, cree que tanto este catálogo como la cifra global de extranjeros, que regresa a niveles previos a la crisis, son «engañosos». Primero, porque los extranjeros parados no están formados para los oficios mercantes y deportivos para los que hay oferta; en segundo lugar, porque habría mucho más paro extranjero de no ser por el proceso imparable de retorno que ha habido en los últimos cinco años y por la nacionalización de muchas personas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate