Las Provincias

La tasa de gripe, todavía esporádica en la Comunitat

  • La autonomía es una de las pocas regiones donde no ha llegado la epidemia, pero la situación se agravará ante la previsión de una ola de frío

La difusión de la gripe es actualmente epidémica en toda España salvo en la Comunitat Valenciana, en Andalucía, Canarias, Ceuta y Extremadura, donde es «esporádica», según los datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en el país dados a conocer ayer en la web del Instituto de Salud Carlos III.

El último boletín de la Conselleria de Sanidad que se publicó el miércoles mostraba que la tasa de la enfermedad durante la primera semana de enero en la Comunitat Valenciana fue de 64,7 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone un incremento de cerca del 30% respecto a la última semana de 2016, cuando hubo 50,4 casos.

La consellera Carmen Montón prevé que la incidencia aumente más en las próximas semanas y se alcance la epidemia. Los hospitales han abierto las plantas que tenían cerradas y algunos centros como Elda están soportando un nivel mayor de saturación para ingresar a los pacientes. La previsión de la entrada de una ola de frío este fin de semana agravará la situación ya que se notará un descenso significativo de las temperaturas, propicio para la difusión del virus.

A nivel nacional, la tasa global de incidencia de la gripe ha aumentado en la primera semana del año -del 2 al 8 de enero- hasta los 174,5 casos por cada 100.000 habitantes, y presenta una «evolución creciente», con un nivel de intensidad «bajo» en general pero «muy alto» en Castilla y León. Mientras, Aragón ha superado el umbral basal -nivel a partir del cual se considera epidemia- y solo Ceuta permanece por debajo. El nivel de intensidad de la gripe es muy alto en Castilla y León, medio en Baleares, Cataluña, Cantabria, Melilla, Navarra, La Rioja y País Vasco y bajo en el resto de redes centinela. Esta temporada la onda epidémica comenzó seis semanas antes que en la pasada campaña y lo hizo con una tasa de incidencia de 63,62 casos por 100.000 habitantes.

Los gobiernos autonómicos afrontan este adelanto del umbral basal con el refuerzo de las plantillas del personal sanitario, así como con la ampliación de camas en los centros, frente a las críticas de los sindicatos que hablan de saturación y colapso en los hospitales. Además, se han tenido que posponer cirugías programadas no urgentes. La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública denunció ayer que la «saturación» en Urgencias no se debe a la gripe sino a los «recortes» en el sistema de salud, que han supuesto una reducción de más de 10.000 millones de euros (en torno al 18%), de 6.000 camas operativas (5,1% de descenso), y de más de 25.000 trabajadores.