Las Provincias

Padres y profesores de la Comunitat Valenciana prevén una oleada de peticiones para aplicar la jornada continua

Padres a la espera de votar la jornada continua durante la consulta del pasado septiembre. :: j. p. reina
Padres a la espera de votar la jornada continua durante la consulta del pasado septiembre. :: j. p. reina
  • Aumentan los centros de Valencia y Castellón que se preparan para solicitar el cambio y Educación fomenta que los monitores de comedor cuiden del alumnado

Enero será un mes clave para la implantación de la jornada continua el curso que viene. Los centros interesados en cambiar el horario tienen hasta el día 28 para enviar a la conselleria la documentación necesaria, y según se desprende de los sindicatos y federaciones de asociaciones de padres consultadas, el número de solicitudes será significativamente superior al recibido para aplicarla durante este ejercicio. La misma percepción tienen empresas directamente afectadas como las de comedor y las encargadas de las extraescolares.

«Las consultas han ido creciendo día a día», explica Laureano Bárcena, presidente del sindicato Anpe en la Comunitat. «No tanto para conocer cómo elaborar el proyecto sino para resolver dudas generadas por la conselleria, como si se puede pedir teniendo un aula de dos años, sobre la organización de las actividades de la tarde o si es compatible con horarios especiales ya autorizados». También han detectado más demanda en las provincias de Valencia y Castellón. «Hay un interés más equilibrado», añade, teniendo en cuenta que la mayoría de escuelas públicas que ya la han puesto en marcha -cerca de 300- son de Alicante.

El sindicato mayoritario, el Stepv, también acredita que la jornada continua se está debatiendo con más intensidad en los claustros docentes -la aprobación en este órgano es obligada- si bien muestra su cautela sobre el peso provincial a la espera de los datos oficiales. Eso sí, reclaman a la conselleria una modificación de la normativa para revisar la votación de los padres, pues se exige un apoyo del 55% del censo total, o que se incluya financiación para las actividades gratuitas para las familias que cubren la jornada escolar tras el comedor y hasta las 17 horas, que son de oferta obligatoria. Anpe también plantea la revisión de la orden para que exista más autonomía de los centros para decidir su horario y tampoco apoya la consulta, al argumentar que con el visto bueno del consejo escolar sería suficiente.

La jornada continua causa recelo entre las empresas de restauración colectiva al considerar que implica reducir el número de usuarios del comedor, y por tanto, la pérdida de puestos de trabajo al necesitarse menos monitores. Al menos en base a la experiencia de otras comunidades y de lo sucedido en Alicante. Una de las consultadas ayer explicaba que entre sus clientes se ha producido una pérdida de alumnos de alrededor del 37%, antes de acreditar el incremento de solicitudes por parte de los centros. En otro caso alegaron que el aumento de las becas ha permitido retener alumnado, por lo que el impacto ha sido «menor del esperado inicialmente».

En sí, las dos, que sirven a varios centros, reconocen que muchos proyectos de jornada continua recurren a los monitores para el cuidado de los alumnos durante las actividades complementarias. Ha sucedido este curso, si bien Educación ha aclarado en sus últimas instrucciones que el horario de atención del alumnado que recurre al comedor se puede prolongar hasta tres horas, como con la jornada partida. De esta forma, si empieza a las 14 horas llega hasta las 17, cubriendo todo el periodo no lectivo que corresponde a este tipo de talleres gratuitos.

Desde la Fapa 9 d'Octubre el secretario general Lorenzo Tendero señaló ayer que tienen constancia de municipios donde la mayoría de colegios pedirá la modificación del horario, y aunque se mostró a favor de que «sean los padres los que decidan», recomendó estudiar bien el proyecto que justifica el cambio «porque repercutirá en sus hijos».

Una idea parecida traslada Fapa València, que va a organizar varias charlas con expertos destinadas a las Ampas en relación a la jornada continua. El presidente Màrius Fullana destacó la importancia de que las familias «estén bien informadas sobre lo que implica el cambio» y sepan que tendrán «la última palabra en la decisión».