Las Provincias

Presentación del espacio de la Comunitat en Fitur.
Presentación del espacio de la Comunitat en Fitur. / TWITTER/@Javier_Solsona

El pabellón en Fitur, con más empresas, costará 421.000 euros

  • Con 1.781 metros cuadrados y grandes pórticos verticales, integrará las seis marcas territoriales de la Comunitat: Benidorm, Alicante, Costa Blanca, Turismo Valencia, València Turisme y Castellón Mediterráneo

El pabellón de la Comunitat Valenciana en Fitur, que este año eleva la participación empresarial hasta las 400 empresas, ha costado 421.675 euros más IVA y tiene como características la accesibilidad y su reutilización en otras ocho ferias durante este año.

El secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, ha presentado hoy el espacio que se ubicará en el pabellón 7 del recinto ferial de Madrid e integrará las seis marcas territoriales del destino CV (Benidorm, Turismo Valencia, Alicante, Costa Blanca, València Turisme y Castellón Mediterráneo).

El pabellón, de 1.781 metros cuadrados y grandes pórticos verticales, tiene un nuevo diseño del espacio orientado a la participación activa del empresario en las zonas de producto y amplía la zona para acoger un mayor número de empresas turísticas, que en esta edición supera las 400 empresas.

Incluye por primera vez un espacio destinado a producto, de carácter profesional, que según Colomer es uno de los vectores de la política turística del Gobierno valenciano.

También tendrán relevancia los patrimonios de la Humanidad de la Comunitat y estarán destacadas las rutas de los Borja, Santo Grial, Cátaros, Camins de dinosaures y la Seda.

En el pabellón 3 de IFEMA se ubicará el espacio de Fitur Gay-LGTB, de 36 m2, que acude a Fitur por segundo año consecutivo para realzar el enfoque de tierra hospitalaria y de valores de la región.

La participación valenciana en Fitur, que se celebrará del 18 al 22 de enero, consiste en tres islas.

La primera tendrá dos anexos para las marcas turísticas junto a ayuntamientos y mancomunidades, mientras la segunda va destinada a la promoción de productos turísticos y oferta, donde se instalará una zona específica dedicada a empresas turísticas y un punto de información general de la Comunitat Valenciana.

La tercera isla contará con una plaza con un escenario para las presentaciones, la zona de prensa, las demostraciones culinarias y el "gastrobar". El servicio de azafatas será prestado, como el año anterior, por personas con diversidad funcional.

Según ha precisado Colomer y parte de su equipo en la Agència Valenciana de Turisme (AVT), el diseño, construcción y montaje del pabellón se hizo por concurso público y se adjudicó a la empresa alicantina ALAVES por 421.675 euros más IVA, la oferta más ventajosa.

A ese importe se añade el coste del suelo en Fitur, que asciende a 233.311 euros más IVA, y el coste total de la participación de la Comunitat Valenciana en la feria es de 900.000 euros, incluida publicidad.

El mismo "stand" se utilizará para otras ocho ferias durante este año (seis nacionales y otras dos en Belfast y Barcelona), y para este conjunto el coste es de 582.000 euros más IVA.

Durante el certamen habrá 34 presentaciones en las jornadas profesionales y 28 actuaciones durante el fin de semana, además de 60 presentaciones en las salas de prensa, 48 pases en el mostrador de catas con 70 referencias de productos agroalimentarios y 40 demostraciones culinarias.

La campaña de publicidad en Fitur consiste en diez marquesinas en la puerta de acceso principal, 20 unidades en "mupis" y 25 banderolas, así como en soportes publicitarios en medios de transporte de acceso a la feria y en la ciudad de Madrid, en este caso con la instalación de 825 soportes en "mupis" y marquesinas.

Colomer ha destacado que de tener una participación enormemente institucional, se ha dado un giro hacia la profesionalización en la que lo importante es el producto y el empresario.

"Llevamos a Fitur nuestra mejor versión, una Comunidad Valenciana para los sentidos, un estilo de vida, de una sociedad hospitalaria, inclusiva, responsable y honrada", ha asegurado Colomer, para quien los dos grandes retos del turismo valenciano son la desestacionalización y la rentabilidad.