Las Provincias

Una empleada de Sanidad relata que su madre falleció tras no recibir respuesta del 112

  • Los hechos ocurrieron en la noche del 22 de diciembre cuando la mujer llamó a los servicios de emergencia pidiendo ayuda

Una empleada de la Conselleria de Sanidad ha remitido a la consellera Carmen Montón un escrito en el que relata la noche del 22 de diciembre cuando su madre se sintió mal y tras un par de llamadas al 112 sin que ningún médico acudiera a su domicilio, falleció en urgencia del hospital donde la llevó.

Fuentes de la Conselleria han indicado a EFE que, tras conocer el escrito de Ana Pérez, que presentó por registro de entrada ayer y también remitido a los directores generales y a los medios de comunicación, están "investigando el caso para ver lo que ha podido suceder".

En su escrito, la empleada del Servicio de Atención y Comunicación con el Paciente, que se hizo popular por ser la única valenciana en alcanzar el centenar de programas en el concurso Saber y Ganar de TVE, reflexiona sobre la actuación del 112 y la falta de médicos de urgencias disponibles para atender a su madre esa noche.

En declaraciones a EFE, Pérez ha asegurado que quiere que su denuncia sirva "para que esto no le vuelva a pasar a nadie" y que, aunque entiende que hay crisis y tiene que haber recortes, estos "no se puede dar en sanidad ni educación" porque "sí afectan a las personas".

"A lo mejor mi madre no se hubiera salvado y me vuelvo loca de pensar que si el 112 hubiera venido, no hubiera muerto, pero no quiero que le pase a nadie más", ha argumentado, a la par que ha incidido en que no quiere iniciar una vía judicial pero quiere que "se sepa lo que pasa porque alguien lo tiene que decir".

Peréz recuerda que la misma mañana del día de la muerte de su madre acudió a la invitación navideña de la Conselleria a sus empleados y aunque "seguramente, el dinero gastado en eso es insignificante" y se gasta más en asesores y altos cargos, cree que "se puede recortar en muchas cosas".

"Lo único que sé es que mi madre está muerta, y que quizá si no nos hubiéramos gastado 600 euros (por decir una cantidad ridícula: no tengo idea lo que costó esa invitación ni creo que tenga importancia) en una invitación innecesaria, habría habido esa noche un medico mas de guardia, Y quizá, y solo quizá, un médico más de guardia suponga alguna noche salvar una vida", agrega el escrito.

Ana Pérez cree que "la Conselleria debe asumir el error por la parte que le toca: algo estamos haciendo mal, todos (me incluyo puesto que también trabajo en este organismo). No sé cuál es la solución, lamentablemente. Si usted tiene algo que hacer a este respecto, le agradecería mucho que lo hiciera, y pronto".

Según cuenta, la noche del 22 de diciembre contactó con el servicio 112 por "un repentino empeoramiento" de la salud de su madre, una mujer de 85 años y tras unos 20 minutos y ver que no acudía a su domicilio ningún médico de urgencias, volvió a llamar y le dijeron que "reclamaban el servicio".

Sin embargo, después de que tras unos minutos más, nadie acudiera a su aviso, y ante el empeoramiento de la mujer, decidió trasladarla por sus propios medios al hospital Clínico, a unos 5 minutos en coche de su casa, aunque ya en el coche, a punto de llegar, "se quedó muerta".

"Entre gritando en urgencias y rápidamente fue trasladada a su interior donde los intensivistas se hicieron cargo de ella e intentaron la reanimación durante unos 45 minutos aproximadamente, pero lamentablemente no se pudo hacer nada. A las 23:43 falleció".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate