Las Provincias

El convenio entre la Conselleria de Sanidad y el IVO está vencido desde final de año

Fachada del edificio central de la fundación IVO. :: j.signes
Fachada del edificio central de la fundación IVO. :: j.signes
  • El departamento autonómico asegura que hay voluntad de renovar la relación tras revisar las prestaciones que pueden ofrecer los hospitales

El futuro de la relación que desde hace varias décadas ha mantenido la Administración con la fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO), para el diagnóstico y tratamiento de enfermos con cáncer, se encuentra en estos momentos en el aire. Desde el pasado 31 de diciembre, como confirmaron fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS, el contrato entre ambas instituciones está vencido. En esa fecha finalizó la última prórroga anual que se había firmado para el año 2016, tras una anterior para 2015, y al finalizar el pasado ejercicio no se volvió a renovar. No obstante, las mismas fuentes señalaron que la fundación sigue atendiendo a pacientes derivados de la sanidad pública o que llegan por libre elección.

En este momento, el IVO se encuentra en situación de entidad sin actividad concertada con la Administración, algo que no había ocurrido en los últimos cuarenta años. La fundación, desde sus inicios en 1976, ha prestado servicios concertados con la Administración a pacientes del Servicio Valenciano de Salud en el ámbito del diagnóstico, estudio y tratamiento del cáncer. La vinculación fue primero con el Ministerio de Sanidad, y tras producirse la transferencia de las competencias sobre la gestión sanitaria, con la Administración autonómica.

Los datos de atención de pacientes por parte de los profesionales y con los medios de que dispone el IVO descubren una media anual de 4.000 nuevos enfermos en las instalaciones de la fundación. El convenio entre la Administración y la fundación especializada en oncología, como se desprende de la información que facilita la fundación a través de su página en internet, explica la posibilidad de que cualquier usuario del Sistema Valenciano de Salud acceda a sus servicios de tratamiento oncológico.

Intención de Sanidad

Ante las circunstancias que en estos momentos rodean la relación entre ambas partes, surgen varios interrogantes: ¿Qué va a pasar a partir de ahora? o ¿tiene alguna iniciativa prevista la Conselleria de Sanidad para responder a la situación? Es otro asunto a resolver por parte del departamento autonómico que llega en el momento en el que está abierto el debate en torno a las decisiones en el territorio de la colaboración público-privada en el ámbito de la gestión sanitaria.

Fuentes del departamento autonómico que dirige Carmen Montón señalaron a LAS PROVINCIAS que la voluntad de la Conselleria de Sanidad es renovar el convenio con la fundación IVO.

Pero llegar a esa renovación exigirá, según la misma fuente, revisar los servicios que están conveniados con la finalidad de determinar si las prestaciones que el IVO pone en manos de los pacientes derivados de la sanidad pública se pueden ofrecer en los centros hospitalarios propios de la red pública.

A principios de 2016, concretamente en febrero, la Conselleria de Sanidad presentó un nuevo modelo de atención oncológica para la Comunitat Valenciana en el que contaba con la participación de la fundación. El plan previsto partía del diseño de una red de actuación que implicaba a distintos hospitales. La idea se fundamentaba en compartir información, investigación y criterios asistenciales para dar respuesta a una patología que suma al año 24.000 nuevos casos a la lista de enfermos.

Para relacionar a todos los centros sanitarios implicados se diseñaron varios 'nodos' como centro de referencia en el ámbito de esa labor asistencial conjunta y coordinada. Los referentes establecidos -los nodos- eran seis: Hospital Provincial de Castellón; el Clínico, La Fe y el General de Valencia, así como el General de Alicante y el General de Elche. A cada uno de estos centros sanitarios se les asignaban entre 600.000 y 800.000 personas.

Pero el programa de atención a los enfermos de cáncer diseñado a partir del trabajo en red, además de tener en cuenta a los mencionados hospitales de la red sanitaria pública, también consideraba «nodo» al IVO, aunque en este caso, sin población asignada.

El diseño de la iniciativa, tal como se dio a conocer hace casi un año, contempla que los pacientes no tengan que salir de su área de salud, salvo en casos en los que su departamento no disponga de la tecnología que reclame su terapia.