Las Provincias

Orihuela y Las Bayas venden dos décimos del segundo premio

fotogalería

Sandra Moreno atiende el teléfono junto a su padre Paco ayer tras abrir su estanco de Orihuela al enterarse de que habían repartido el segundo premio. / J. Andreu

  • Un estanco de la capital de la Vega Baja que ya vendió otro billete con un segundo premio en el sorteo de Navidad y un restaurante de la pedanía ilicitana reparten cada uno 75.000 euros

El Sorteo de la Lotería de El Niño dejó un pellizco testimonial en la provincia. Dos décimos del segundo premio, dotados cada uno con 75.000 euros, llevaron ayer la alegría a un estanco de Orihuela y un restaurante de Las Bayas, en Elche. Ambos celebraron por todo lo alto la venta del número 95379, que se repartió por más de media España, incluida la provincia de Valencia, que acaparó el primer premio, vendido íntegramente en Torrent, y el tercero, que se quedó en Benetússer.

La suerte fue caprichosa con Orihuela, no tanto por la cuantía del premio sino porque el estanco de la calle Arzobispo que la repartió, en el barrio de Las Monserratinas, ya hizo lo propio con un segundo premio en el último sorteo de Navidad. El establecimiento, regentado por Sandra Moreno, validó en el terminal un décimo con el 95397, muy repartido en toda España y que supondrá para el afortunado 75.000 euros. Ayer Sandra acudió a abrir el estanco con su padre, Paco Moreno, del que heredó el negocio que antes regentaba su abuelo justo enfrente de donde se ubica en la actualidad. Nerviosa todavía, reconoció que se percató al encontrarse muchas llamadas en el móvil, ya que no estaba siguiendo el sorteo por la televisión. Pese a ser festivo, decidió abrir el negocio. «Mientras iba por la calle se me caían las lágrimas porque no me podía creer que fuese de nuevo yo quien diera otro premio», aseguraba ayer Sandra.

Tras levantar la persiana se dedicó a buscar las camisetas en la trastienda que ya emplearon para inmortalizar el éxito hace apenas dos semanas. Ni el padre ni la hija se podían creer que la fortuna volviese a recaer en ellos porque, como apuntaron, «es muy difícil que pase dos veces seguidas». Al tratarse de un premio validado de forma electrónica, creen que es prácticamente imposible conocer la identidad del ganador.

Con las camisetas ya en la mano, esperaron al representante de la delegación de Loterías en Elche, Antonio Morell, para poder colocar el cartel con el número premiado justo al lado del premio navideño. A su llegada, Morell felicitó a la dueña y a su padre.«Me habéis hecho venir varias veces en pocos días», les soltó entre risas.

Sandra Moreno destacó que fueron muchos los clientes que la tarde anterior se acercaron hasta el estanco para validar sus números a última hora y se mostró contenta porque otro oriolano hubiera sido premiado. Apuntó que la gente es remisa a coger sus números por el terminal, pero aprovechó para recalcar que «estos dos premios demuestran que toca de la misma manera».

A la celebración se sumaron las dos empleadas del negocio, Soledad Gómez y Nati Barrios, mientras que compradores habituales entraban a preguntar por el ganador. No fueron pocos los vecinos del barrio que se acercaron para darle de nuevo la enhorabuena como hicieron el 22 de diciembre. Por su parte Paco Moreno, un hombre muy conocido en el barrio, destacó que «cerramos el año repartiendo ilusión y ahora empezamos este de la misma manera».

Los dueños del Restaurante Café Casino, en la pedanía ilicitanta de las Bayas, no se reprimieron ayer lo más mínimo para celebrar la venta de un décimo del sorteo de El Niño premiado con el segundo premio. El número 95.379 fue vendido en la pequeña administración que se encuentra en el interior del local, ubicado en la avenida de Elche, número 19, donde el suelo quedó empapado por el cava que hicieron correr los propietarios al enterarse de la noticia.

La administración del Restaurante Casino vendió un solo décimo a través de la máquina, según declaró Paula Alemañ, trabajadora y propietaria del negocio. «Estamos muy emocionados, pero no sabemos de quién es». Los clientes habituales son ciudadanos de la pedanía por lo que sospechan que se trata de «alguien del pueblo».

El restaurante, un negocio familiar en el que trabajan cuatro hermanas y sus padres, abrió sus puertas hace tres años, pero ayer repartió su primer premio importante, por lo que sienten «alegría y felicidad como si nos hubiese tocado a nosotros», señaló Alemañ.

El primer y tercer premio de la lotería de El Niño, vendidos íntegramente en las poblaciones valencianas de Torrent y Benetússer, han dejado un reguero de algo más de 101 millones en la Comunitat , y ha compensado el fiasco del sorteo de Navidad, cuyo primer premio pasó de largo por las tres provincias. No obstante, en El Niño ha sido Valencia la que ha acaparado casi todo el montante, ya que Alicante solo ha recaudado 150.000 euros de dos décimos del segundo premio, que también ha dejado 75.000 euros en Castellón.

En el sorteo del pasado 22 de diciembre, las administraciones de la Comunitat repartieron 50,3 millones de euros de los principales premios, una cantidad que apenas representaba el 16 % de los 307 millones de euros jugados.

En el sorteo de El Niño de 2017, las administraciones y despachos de lotería de las tres provincias valencianas han vendido décimos por valor de 92,32 millones de euros (un 6,73 por ciento de aumento respecto al año anterior) y han repartido premios por más de 101,25 millones de euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate