Las Provincias

Los cuidadores de dependientes que no sean familia deberán tener un contrato laboral

  • Para financiar estas figuras de cuidadores, los importes mensuales de la ayuda seguirán oscilando entre los 153 y los 442,59 euros al mes

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas va a actualizar la figura del cuidador no profesional de dependientes. A partir de ahora, según el nuevo decreto que va a aprobar el Consell, esta modalidad de atención a la dependencia se divide en dos grupos: cuidadores familiares y no familiares.

Los primeros deberán tener parentesco con el dependiente que cuidan hasta cuarto grado o simplemente ser personas allegadas, aunque su idoneidad deberán demostrarla con un informe de los servicios sociales. Podrán compatibilizar estas tareas de cuidador con otro trabajo y hasta se les permitirá atender a dos dependientes a la vez. Sin embargo, la gran novedad radica en el segundo grupo, los cuidadores no familiares. Deberán contar con experiencia en el cuidado de dependientes y formación específica o, en todo caso, «comprometerse a obtenerla», según anunció ayer la consellera Mónica Oltra, por ejemplo a través de cursos en los servicios sociales municipales. Además, será imprescindible que estén contratados por el dependiente.

Sin embargo, para financiar estas figuras de cuidadores, los importes mensuales de la ayuda seguirán oscilando entre los 153 y los 442,59 euros al mes, en función del grado y el nivel de dependencia de la persona.