Las Provincias

Los candidatos a la Audiencia apuestan por reforzar la sede y reducir plazos

Los cinco aspirantes a presidir la Audiencia de Alicante pasaron ayer el examen que determinará quién ocupa el puesto que deja Vicente Magro. Comparecieron ante la comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para exponer sus proyectos, en los cuales coincidieron en querer dotar de más magistrados a la sede para incrementar el número de secciones y reducir el tiempo de sentencia. Además, hicieron hincapié en la apuesta por la nueva oficina judicial y la necesidad de implantar el expediente digital a fin de acabar con el papel.

La primera en intervenir fue la magistrada de la Audiencia de Madrid Pilar Alhambra, quien aboga por un modelo continuista, apostando por los cursos de reeducación a maltratadores ampliando el espectro a la delincuencia juvenil y el acoso en los centros escolares. Juan Carlos Cerón, magistrado de la Sección Primera de Alicante, se presentó como un «gestor» capaz de dotar de mayor transparencia al órgano judicial y de evitar que se suspendan juicios.

Enrique García-Chamón, presidente del Tribunal de Marcas, apostó por recortar los niveles de pendencia, incrementado en un 30% en los últimos meses en el plano civil, gracias a la mediación, otro aspecto que recalcaron los candidatos. Este aspirante destacó por querer devolver presencia del valenciano en los órganos de la provincia. El presidente de la sección de Elche, José María de Madaria, presentó, con el discurso más personal, un proyecto con protagonismo del Palacio de Justicia de Alicante para celebrar también juicios de la Audiencia. El magistrado Francisco José Soriano abogó por la «cohesión» interna.