Las Provincias

El PSPV renuncia a subir el sueldo a los consellers después de quedarse solo

El diputado de Compromís, Fran Ferri (i) conversa con el portavoz de Ciudadanos, Alexis Marí .
El diputado de Compromís, Fran Ferri (i) conversa con el portavoz de Ciudadanos, Alexis Marí . / :EFE
  • La espantada de Ciudadanos a última hora y la renuncia de Compromís a apoyar a su socio de gobierno provocan la retirada de la enmienda

Los socialistas se vieron ayer solos frente a la enmienda a los presupuestos de 2017 que presentaron junto a Ciudadanos para que los altos cargos del Gobierno valenciano -vicepresidenta, consellers, subsecretarios, secretarios autonómicos y directores generales- y del sector público percibieran un sueldo superior al que cobran en estos momentos.

Después de la espantada del partido naranja en su apoyo a la propuesta -una muestra más de sus habituales cambios repentinos de parecer- , el PSPV decidió retirarla para no aparecer como los únicos que se posicionan a favor de subir los salarios en la Administración Pública. Lejos de afear a Ciudadanos por el desplante, el portavoz del PSPV, Manolo Mata, les agradeció el compromiso en «un debate incómodo que a nadie le viene bien» porque, según él, «todos quieren quedar bien y nadie quiere afrontarlo». «Pues vamos a quedar todos fenomenal, porque la retiramos», adelantó el síndic en los pasillos de Les Corts. El anuncio supone la segunda vez en un año que el grupo socialista en Les Corts se ve obligado a renunciar a una enmienda a los presupuestos generales de la Generalitat sobre la subida de sueldos para cargos políticos del Consell.

Los reproches de PSPV y C's fueron a parar a Compromís. Mata reconoció que su socio de gobierno no se había dirigido a él ni a nadie de su partido para comunicarles cuál iba a ser su postura final ante la enmienda, pero intuía que no la iban a apoyar. Un gesto que le llamó la atención teniendo en cuenta que el resto de propuestas a la ley de acompañamiento las habían firmado juntos. «Dijeron que no la querían firmar porque sería objeto de debate dentro de su grupo», añadió.

Críticas de Marí

Por su parte, el síndic de Ciudadanos, Alexis Marí, fue más duro con la coalición de izquierdas. El portavoz no entiende que el partido que lidera Mónica Oltra considere «que no es el momento» para abordar el debate sobre los sueldos en la Administración. «Dicen una cosa en un programa de televisión -en alusión a una aparición en La Sexta de la vicepresidenta del Consell- y aquí defienden otras», afirmó, y agregó que «a nosotros ese discurso populista no nos gusta absolutamente nada». Además, lamentó que su decisión de debatir la propuesta no fuera secundada «aparentemente» por «un partido del equipo de gobierno» y criticó el «merequetengue» -una de sus habituales coletillas- que hay entre los partidos que encabezan el Consell.

Fuentes de la formación naranja aseguraron ayer a este diario, que Mata prácticamente le había asegurado a Marí que la iniciativa iba a contar finalmente con el respaldo de Compromís pese a que su portavoz, Fran Ferri, no hubiera rubricado inicialmente el acuerdo.

Con estas declaraciones, Marí intentaba desviar la atención acerca de los auténticos motivos que llevaron a su partido a descolgarse de la enmienda: el malestar en el seno de Ciudadanos por su firma a favor de la iniciativa sin contar con el consentimiento de muchos de los diputados autonómicos del partido.

Alguno de los parlamentarios de la formación naranja se enteró por los medios de comunicación de que su partido apoyaba la propuesta junto al PSPV e incluso desveló que la idea de proponer una enmienda sibre la subida de sueldos a los cargos públicos la propuso el propio Marí.

Faltaba la respuesta del tercero en discordia. De Compromís. La diputada de la formación Maria Josep Ortega, se pronunció ante las preguntas de este diario y despejó todas las dudas sobre el pronunciamiento que iba a hacer la coalición en las próximas semanas.

La parlamentaria defendió la postura de su formación al asegurar que considera «que tal y como están los salarios perfectamente podrían quedarse, no habría necesidad de subirlos, pero de ninguna manera bajarlos». Ortega indicó, aunque no apueste por aumentar el sueldo de los cargos del Consell, que se debe «dignificar la figura del político, porque si no sólo podría dedicarse a la política la gente adinerada como Trump».

El portavoz de Ciudadanos coincidió en este último aspecto con la parlamentaria y añadió que a la política «hay que atraer talento y a los mejores» y «no colocar en los altos escalones de la Administración a gente que son los sobrantes de las listas» de un partido y «a los que hay que buscarles hueco». «Eso se tiene que acabar», recalcó. El debate sobre este asunto en el Parlamento valenciano deberá esperar.

Mata, por su parte, argumentó que en una Administración jerarquizada «no tiene mucho sentido que cargos importanes como jefes de servicio o directores generales pasen a ser secretarios autonómicos o consellers y tengan una pérdida importante de ingresos». Al respecto, constató que si la Administración valenciana quiere tener a un inspector de Hacienda o a un abogado del Estado al frente de la Agencia Tributaria «le va a costar mucho porque ganan más de 30.000 euros al año, más de lo que se les puede ofrecer como director general».