Las Provincias

Una tormenta descarga granizo sobre Crevillent y Albatera

  • El mayor temporal que registra Valencia en ocho años barre su litoral, complica las conexiones ferroviarias con Cataluña y deja una espectacular manga marina en Cullera

El temporal que azota estos días a la Comunitat subió ayer de nivel con tormentas persistentes y generalizadas, inundaciones en Valencia por lluvias torrenciales, cortes ferroviarios y hasta uno de los mayores tornados avistados en la región. El fenómeno, conocido técnicamente como manga o tromba marina, sorprendió a residentes del litoral del sur de Valencia y la Ribera Baixa. En la provincia de Alicante, la incidencia más destacada fue una descarga de granizo en Crevillent y Albatera que no causó daños de importancia.

Lo más grave fue la tromba caída por la tarde sobre la ciudad de Valencia, la mayor desde 2009. El agua se acumulaba anoche en varios barrios y túneles de Valencia, con coches atrapados, colapsos y barrios donde se acumularon más de 100 litros por metro cuadrado. Emergencias decretó a última ahora la alerta hidrológica y seguía con preocupación el avance del temporal.

Ya el viernes, se activó la alerta amarilla para todo el litoral de Valencia y Castellón, pero la formación de un gran frente nuboso cargado de agua obligó a elevar el grado de riesgo a nivel naranja. Y es que, además de las masas nubosas en movimiento procedentes de puntos del interior, un fenómeno meteorológico conocido como célula convectiva se formó a unos seis kilómetros de la costa de Valencia. Tuvo un comportamiento estático y allí permaneció durante buena parte del día, descargando rayos y aguaceros en el mar con la preocupación de que se desplazara a tierra.

Según los meteorólogos, esta particular formación tormentosa con semejanzas a un ciclón es precisamente la que generó el tornado que decenas de vecinos fotografiaron o grabaron en el litoral valenciano. Y también del aguacero en forma de granizo en poblaciones como El Perelló, Sueca, o Mareny de Barraquetes. En esta última zona, las bolas de piedra prácticamiente cubrieron el arenal. Mientras, en Sueca el cielo se desplomó en forma de tromba de agua, con registros de casi 30 litros por metro cuadrado en sólo media hora, una de las mayores intensidades de lluvia de la jornada.

Pero lo que caía del cielo quedó eclipsado por el 'monstruo' de agua y aire girando en espiral frente a las costas del sur de Valencia. Según fuentes de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), fue «una de las mangas marinas más nítida e imponente captada en la costa de la Comunitat en la última década». Existen otras reportadas, como las registradas frente a las costas de la Marina Alta el año pasado, «pero no con una estructura tan imponente», de acuerdo con las mismas fuentes.

La jornada de ayer puede marcar un punto de inflexión en la sequía. Y es que, por fin, más allá de las pequeñas tormentas de final de verano, llovió de manera generalizada y persistente en las provincias de Valencia y Castellón. Alicante también recibió lluvia y hasta granizo, pero de forma más localizada.

Los problemas por las lluvias afectaron al tráfico ferroviario. Una avería eléctrica en el entorno de Mont-Roig (Tarragona) afectó al tráfico ferroviario entre la Comunitat y Cataluña en ambos sentidos. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) se vio obligado a interrumpir la circulación en el tramo Vandellós-Mont Roig. Según Adif, la caída de un rayo provocó la rotura de un cable en la catenaria, lo que generó daños en el sistema de electrificación. Ocurrió a las 9 horas y las condiciones meteorológicas complicaron la reparación. Renfe tuvo que habilitar un plan alternativo de transporte por carretera que, en el caso de los servicios de Larga Distancia (como el Euromed), trasladara a los viajeros en autobús entre L'Aldea-Amposta-Tortosa y Tarragona. También se vió afectada la línea R16 de Cercanías de Cataluña. La avería fue solucionada sobre las 13.40 horas, según fuentes de Adif.

Incendio por un rayo en Elche

Al anochecer, las tormentas comenzaron a extenderse por Alicante. En la capital se registró un intenso aguacero sobre las nueve de la noche que no se prolongó por espacio de un cuarto de hora. Los bomberos de Elche tuvieron que sofocaron ayer tarde un incendio provocado en dos palmeras por la caída de un rayo, en la partida de Daimés, junto a la Vereda de Sendes. También actuaron en varios casos de embalsamiento de agua y filtraciones de la lluvia en viviendas, aunque sin consecuencias graves.

En cuanto a la precipitación acumulada, al cierre de esta edición Chera era el municipio donde más había llovido desde el sábado. Según la red pluviométrica de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), la localidad sumaba casi 93 litros por metro cuadrado en 24 horas. Otros registros significativos son los de Alcudia de Veo, en Castellón, con 81 litros en un día, o Benagéber, con 64 litros. Hasta las 20.30 horas de ayer, Valencia había acumulado un promedio de unos 40 litros y seguía lloviendo con intensidad. No obstante, había zonas con registros de hasta 100.

La de hoy es una jornada de especial riesgo. Toda la zona centro de la Comunitat Valenciana estará en alerta amarilla por precipitaciones que, al igual que ayer, podrían ser muy intensas y con carácter tormentoso. Según la previsión de Aemet, el cielo estará «nuboso o cubierto». Se esperan chubascos con tormentas que podrían ser «localmente fuertes o persistentes» en algunos puntos del litoral, con temperaturas sin cambios importantes. El 112 pide máxima precaución.