Las Provincias

Condenado a 9 años de cárcel por violar reiteradamente a una mujer

  • Según la sentencia, la víctima, al que el acusado deberá indemnizar con 12.440 euros, fue golpeada brutalmente y tuvo que salir desnuda a la calle para pedir auxilio

Un hombre ha sido condenado a nueve años y un día de prisión por violar reiteradamente en su piso de Alicante a una mujer con la que había pactado mantener relaciones sexuales a cambio de droga.

Según la sentencia hecha pública hoy, la víctima, al que el acusado deberá indemnizar con 12.440 euros, fue golpeada brutalmente y tuvo que salir desnuda a la calle para pedir auxilio.

Los hechos se remontan al 13 de abril de 2014 cuando el violador, identificado como Francisco Javier G.D. contactó con una mujer a quien no conocía previamente en el barrio alicantino conocido como Mil Viviendas y acordó con ella mantener relaciones sexuales a cambio de droga.

Ambos fueron a la vivienda del sospechoso, donde consumieron una papelina de cocaína y practicaron el coito con el consentimiento de ella.

Francisco Javier G.D. quiso continuar con estas relaciones pero la mujer se negó y trató de marcharse del domicilio.

El procesado agredió entonces brutalmente a la perjudicada, a la que llegó a coger del pelo, propinar patadas y puñetazos y dar varios mordiscos.

El agresor la violó varias veces y la víctima tuvo que salir desnuda a la calle para huir y pedir ayuda en un domicilio próximo.

La sección primera de la Audiencia de Alicante ha impuesto ahora nueve años y un día de prisión a Francisco Javier G.D. por un delito continuado de agresión sexual.

Los magistrados han llegado a este veredicto a partir de las declaraciones de la propia afectada y las múltiples lesiones de las que tuvo que ser atendida.

La sentencia se refiere a leyes "que hoy parecen muy lejanas en el tiempo" y que sirvieron en su día para despenalizar los delitos contra la honestidad, entre los que figuraban el "adulterio" o el "amancebamiento", y perseguir, por el contrario, los ataques contra la libertad sexual.

Según los magistrados, esos cambios legislativos "posibilitaron superar discusiones como la posibilidad de la violación en el matrimonio o en la prostitución".

En este sentido, "nada tiene de particular que una relación que inicialmente se pacta a cambio de droga", como en este caso, "se pueda transformar en delito de violación".

Para el tribunal, el procesado empleó la violencia contra la víctima para "someter su voluntad" cuando ella se negó a mantener más relaciones sexuales después de la que había consentido libremente.