Las Provincias

Vecinos de una urbanización de Gandia denuncian falta de internet y cobertura telefónica

Zona residencial del distrito de Marxuquera donde todavía hay postes de madera para el tendido eléctrico aéreo. :: r. escrihuela
Zona residencial del distrito de Marxuquera donde todavía hay postes de madera para el tendido eléctrico aéreo. :: r. escrihuela
  • Los residentes critican la escasa inversión de las compañías en su zona y aseguran sentirse «aislados, incomunicados y abandonados»

gandia. «Aislados, abandonados e incomunicados». Así se sienten los vecinos de la urbanización Montesol de Gandia ante la falta de infraestructuras para relacionarse mediante las nuevas tecnologías con el resto «del mundo». Esta zona de montaña, alejada sólo unos pocos kilómetros del casco urbano, carece de conexión a internet y las antenas de telefonía no dan abasto para cubrir la demanda de toda la población del sector.

Los vecinos denuncian que sólo disponen de línea de teléfono tradicional, el fijo. «Y cada vez son menos las compañías que están interesadas en ofrecer este servicio», como apuntó Néstor Novell, uno de los representantes de los vecinos.

«Las empresas ofertan ahora paquetes de comunicación en los que se incluye el teléfono fijo acompañado de líneas ADSL o fibra óptica, tecnología que aún no ha llegado a Marxuquera», añadió. Esto impide que las compañías puedan dar un servicio que incluya el teléfono fijo únicamente. De momento lo conservan quienes lo contrataron hace ya años. Esto, además, genera malestar entre los residentes, porque la conexión a la red de redes es «prácticamente nula».

El servicio, añadió Novell, es el mismo que tenía cualquier vecino de una ciudad en los años 90. Es decir, «se puede navegar, a velocidad muy lenta, y poco más». A todo esto añadió que las empresas no están por la labor de invertir en zonas como Marxuquera.

«Somos cuatro gatos y no atienden nuestras necesidades», lamentó el residente. A todo esto agregó que los problemas para «hablar por un teléfono móvil» son habituales. «La cobertura es escasa y nadie hace nada para mejorarlo», subraya.

Novell reclamó mayor atención de las compañías, ya que la ausencia de cobertura en el sector es constante y las llamadas se cortan casi siempre. «Quizá haga falta alguna antena más o reforzar las que hay instaladas. Lo que está claro es que es necesario hacer algo por que estamos aislados». La deficiente línea de internet es un impedimento para que muchos ciudadanos desarrollen su trabajo diario con normalidad. En la actualidad algunas personas trabajan desde casa y para estos vecinos eso es una cuestión impensable.

Los vecinos creen que las grandes empresas no están interesadas en solucionar el conflicto al tratarse de una zona de montaña donde existe escasa densidad de población. De este modo, indican que si las compañías siempre actuaran así, «los pueblos más pequeños tampoco tendrían derecho a un servicio eléctrico y telefónico en condiciones».

Reconocen que es cierto que durante la temporada invernal son pocos los residentes en la zona, pero no por ese motivo, se les debe impedir el acceso a las tecnologías más modernas. En verano, la población de Marxuquera se triplica debido a que muchos residentes poseen allí su segunda residencia.

Carencias de alumbrado

En numerosas ocasiones, los habitantes de la zona residencial han denunciado dejadez por parte de las administraciones y las empresas ya que desde que se urbanizó la zona presentan grandes deficiencias. «Tenemos carencias de alumbrado, falta mucha señalización en las calles, el margen de la carretera está por limpiar. Tenemos servicios muy deficientes», comentan indignados.

Los vecinos están dispuestos a exigir responsabilidades. Tienen previsto presentar un escrito a la administración para que se retome el proyecto urbanizador de la zona tal y como se presentó en su día. Desde el año 2008 las obras de mejora están en punto muerto, según lamentan los residentes.