Las Provincias

«La inversión en nuevas tecnologías tendrá más impacto que en ladrillo»

Miriam Hernández, en el balcón del Ayuntamento de Alicante, con una bandera de la UE.
Miriam Hernández, en el balcón del Ayuntamento de Alicante, con una bandera de la UE. / Álex Domínguez
  • Miriam Hernández, directora general de Financiación y Fondos Europeos

  • El nuevo departamento ha logrado que la UE permita cuatro nuevas desalinizadoras, una en la provincia, a pesar de las restricciones europeas

La directora general de Fondos Europeos, Miriam Hernández, participó esta semana en la presentación de la EDUSI de Las Cigarreras, once millones directos de Bruselas a Alicante, con el que cambiar parte de la vida de la ciudad.

-¿El EDUSI de Las Cigarreras es la mayor inversión que ha hecho la Unión Europea en Alicante?

-Estoy convencida de que así es. Once millones cofinanciados al 50%, que se convertirán en 22 y que, unido a nuevas fuentes de financiación como el IDAE y otras estudiadas por el Ayuntamiento, alcanzarán a los 113 millones. Esto hace una bolsa muy importante de actuaciones muy bien seleccionadas, muy bien pensadas, estudiadas, que van a ser matizadas por un proceso de participación ciudadana que van a permitir que se multipliquen y tengan un impacto. No solo analizados por los indicadores de la Comisión, sino que los ciudadanos van a disfrutar de ellos.

- ¿Cómo lo van a notar los alicantinos estos 22 millones de euros?

- Los ámbitos en los que van a operar son ciudad inteligente, fomento de las pymes (pequeño comercio), regeneración urbana (rehabilitación de viviendas) y social, con programas de dinamización del empleo y del fomento de actuaciones que integran a la población. Estos cuatro ámbitos, estudiados de forma sinérgica, no compartimentados, van a tener un impacto formidable.

- ¿Cuál es el nivel de captación de fondos europeos de la Comunitat Valenciana y, en concreto, de la provincia de Alicante?

- La captación depende mucho. EDUSI, en concreto, tenemos en Orihuela y Villena, pero están en puertas Elche, Ibi, L'Alfàs. Estoy convencida de que recibirán las ayudas. Animo al resto de municipios a que se acerquen a la Dirección General para orientarles en la captación de estas inversiones. Y educarles en otras opciones en la que los ayuntamientos pueden tener un papel muy activo.

- ¿Perdemos muchos fondos europeos por no presentar proyectos?

- Efectivamente, el principal problema es la falta de experiencia, el desconocimiento de cuáles son los caminos. Es cierto que las administraciones adolecen del personal cualificado, pero insisto en la necesidad de crear partenariados. Posiblemente, un ayuntamiento puede carecer de personal, pero pueden asociaciones con canales de cámaras de comercio, universidades, en buscar unos aliados potentes porque el esfuerzo vale la pena, no solo a corto plazos, sino que esa es la vía de financiación a medio y largo plazo.

- ¿Qué le parece que la Diputación de Alicante haya creado precisamente una vicepresidente en busca de fondos europeos? ¿Son compatibles Generalitat y Diputación?

- Me parece fantástico. El tener una actitud proactiva en la captación de fondos europeos es el primer paso para tener éxito y para hacer algo que no se hacía por falta de comprensión de entramados institucionales. No solo ayuda para posicionarse mejor en la financiación europea, sino también para la imagen de las ciudades y traslada confianza en los ciudadanos, que ven que quienes lo representan están en la primera división.

- ¿Cuándo acabarán estos fondos?

- Los fondos de inversión no se van a agotar, pero sí cambiar su fisonomía. Hay un gran debate en Bruselas sobre si deben cambiar su concepción de subvención, de ayudas no retornables, a instrumentos financieros, retornables a través de préstamos o entidades financieras. El ejemplo más importante es el plan Juncker, en el que tenemos que ir en esta idea. La Generalitat Valenciana entiende que la subvención es la vía más importante para las políticas sociales. Sería incomprensible que la educación o la sanidad se nutriera de instrumentos financieros.

- ¿Es muy difícil ir a Bruselas a pedir dinero después de todos los problemas que hemos tenido con las subvenciones a Ciudad de la Luz, los clubes de fútbol...? ¿Tenemos antecedentes?

- Todo lo contrario. Había existido hasta ahora era una ausencia de presencia institucional en Europa. La Generalitat había estado representada a través de despachos de consultoras, pero no había una presencia firme y decidida de lo público. Desde que entró el gobierno del cambio, hemos apostado por mucha presencia para defender estos expedientes que nos obligan a devolver ayudas, sino que nos ayudan a presentar proyectos en positivo.

- ¿Qué va a pasar con la Ciudad de la Luz?

- Estamos trabajando para evitar que tengan el menor impacto posible y para que las arcas públicas se vean mermadas en cero o lo mínimo. Y seguir apostando por nuevos proyectos que estén tramitados de forma reglamentada. La UE no se niega a que la Generalitat haga inversiones potentes, pero marca unas reglas de juegos para no vulnerar las leyes de la competencia. En la medida que seamos capaces de cumplir esas normas, las actuaciones de grandes inversiones seguirán siendo posibles.

- ¿Y los clubes de fútbol?

- Estamos pendientes de la resolución y ,a partir de ahí, tomaremos decisiones sobre cómo actuar.

- Pero la Generalitat no tiene intención de quedarse con ningún club de fútbol o ser su accionista mayoritario, ¿verdad?

- El objetivo es evitar el menor impacto en las arcas públicas. La CE quiere que las inversiones sean útiles, no entiende que se puedan producir pagos en especie de activos que no sean razonables. Va a ser muy rigurosa en esto.

- ¿Cómo se puedan hacer políticas sociales que no sean estructurales desde la Unión Europea?

- De la misma manera que no nos dejan invertir en infraestructuras por ser región más desarrollada, aunque seremos bajados de escalón en breve, espera grandes inversiones en nuevas tecnologías, I+D+i, eficiencia energética y fomento de las pymes. Si somos capaces de hacer inversiones en estos cuatro ámbitos el impacto en los ciudadanos será más potente que si lo hacemos en ladrillo.

- ¿Qué necesidades tenemos?

- Nuestro mayor problema es la concentración de población por la propia composición alargada. Los municipios costeros y la existencia de zonas despobladas. La UE pide para estas regiones concentrar inversiones en los municipios que tienen mayor demanda de servicios, pero no olvidar las zonas más desconectadas para no dejarlas descolgadas.

- En materia hídrica, la UE prohíbe usar agua depurada para el regadío.

- Pese a que no tenemos posibilidad de invertir en infraestucturas, tampoco hídricas, hemos conseguido que de una forma excepcionalisíma podamos construir cuatro nuevas depuradoras en el territorio valenciano. Eso ha sido un logro.

- ¿La financiación europea suple la falta de fondos estatales?

- Definitivamente, sí. En un momento como el actual, el PP apuesta por aumentar la presencia de la región en Europa y captar financiación de todas las concurrencias competitivas, que pueden llegar al 80%.

- ¿Hasta cuándo puede aguantar la Generalitat con el actual sistema de financiación?

-Esperamos que con el cambio de Gobierno se atienda a las demandas de la Generalitat. Estamos muy expectantes ante las decisiones que se vayan a tomar. Nuestros argumentos están consolidados.

- Pero las perspectivas no son buenas. El ministro Montoro ya anunció una reducción del techo de gasto de cinco mil millones.

- El siguiente paso es ver cómo se reparte ese techo de gasto entre todas las comunidades. Esperamos que se atienda a criterios de equilibrio y ecuanimidad en el que no haya un reparto interesado en el que el Estado se lleva la mejor parte cuando es la Administración que menos gasto urgente tiene que acometer. El Estado de Bienestar, que no admite demora, está soportado por las comunidades autónomas. Por tanto, el techo de gasto deberá ser repartido en consecuencia con estos esfuerzos financieros.

- El Gobierno central ya dice que suplirá esta reducción de gasto con el aumento de impuestos especiales y Sociedades, pero ¿qué puede hacer la Generalitat en materia fiscal?

- El margen de maniobra tributario es muy limitado. El trabajo de la Generalitat es luchar contra el fraude fiscal y actuar sobre aquellos impuestos sobre el que tenemos margen de maniobra.