Las Provincias

La agricultura ecológica se consolida en la provincia como alternativa a la tradicional

Un operario traslada una carretilla con tomates en la finca ecológica Eco Iris situada en Aspe.
Un operario traslada una carretilla con tomates en la finca ecológica Eco Iris situada en Aspe. / M. Lorenzo
  • Casi 36.000 hectáreas, la cuarta parte del total cultivado, cuentan ya con la certificación en las comarcas alicantinas, más que Valencia y Castellón juntas

La agricultura ecológica sonaba a 'chino' en la provincia hasta que, hace poco más de una década, aparecieron las primeras parcelas cultivadas con técnicas que no usan pesticidas ni abonos químicos y certificadas por el organismo oficial dependiente de la Conselleria de Agricultura. El crecimiento ha sido exponencial durante este tiempo y, a día de hoy, ese tipo de cultivar responsable y sostenible con el medio ambiente es firme alternativa a la agricultura tradicional o convencional. Las cifras cantan y el Gobierno valenciano anuncia un impulso sin precedentes en un plan quinquenal multimillonario del que se beneficiará más Alicante que Valencia y Castellón en una suerte de guiño al intento del bipartito por extinguir el histórico discurso del agravio comparativo.

Casi 35.900 hectáreas de terrenos cultivados de la provincia (de un total de 133.369, es decir, un cuarto del total) corresponden ya a la agricultura ecológica calificada. La cifra no es baladí si se tiene en cuenta que la cifra es ligerísimamente superior a la que registran las vecinas provincias de Castellón (7.800) y Valencia (26.500) juntas. Además, según el último dato oficial del Ministerio de Agricultura y facilitado a este diario por la Conselleria que dirige Elena Cebrián, firme defensora del cultivo ecológico, hay otras 1.013 hectáreas que se hallan en pleno proceso de reconversión y otras 794.000 hectáreas en el primer año de calificación en prácticas por parte del organismo calificador (Comité de Agricultura Ecológica de la Comunitat Valenciana-CAECV).

Hay provincias, como la vecina Murcia, que han desarrollado mucho más el sistema de agricultura sostenible que Alicante. En ese caso, ya cuenta con 51.600 hectáreas. Lleida cuenta con 50.600; Badajoz con 46.000; Albacete 82.000; Ciudad Real 109.000; y las provincias andaluzas como Córdoba con 164.000; Córdoba con 163.000; Granada con 130.000; Huelva con 179.000; Jaén con 153.000 y Sevilla con 139.000. Pero el avance de este sistema respetuoso con el medio ambiente y con la calidad del producto final no tiene parangón en la provincia de Alicante, como destacan desde la Conselleria de Agricultura.

En estos momentos, según el último dato oficial de 2015, existen 656 productores agrarios registrados por el CAECV y otros 838 comercializadores. Y la solicitud de ingreso va a más y no tiene vuelta atrás en ninguno de los cultivos. Ahora hay la friolera de 3.800 hectáreas cultivadas con almendras ecológicas, de gran demanda en Centro Europa. Es el cultivo líder de la provincia en sistema sostenible. Gracias a ello, han emergido en los mercados dulces y, sobre todo, turrones ecológicos certificados por el organismo calificador oficial.

Pero no es el único cultivo ecológico. Sigue al alza el olivar, con 2,193 hectáreas. También es muy apreciado el aceite ecológico en el mercado interior y exterior. A continuación se coloca el viñedo con casi 1.900 hectáreas. Quedan muy lejos de alcanzarles los cítricos, con apenas 812 hectáreas calificadas y los frutales con solo 199. Eso por lo que toca a los cultivos permanentes. En el caso de los arables las cifras son todavía exiguas, pero también mejoran. Hay 2.428 hectáreas de cereales ecológicos (sobre todo trigo y cebada), así como 291 hectáreas de hortalizas frescas como berenjena, tomate, pimiento o alcachofa. Es precisamente en este último sector de cultivo en el que quiere poner énfasis la Conselleria de Agricultura, que presentó hace unos días en Alzira el primer Plan de Agricultura ecológica.

El plan tiene carácter quinquenal y recoge una promesa de 78 millones en inversión para promoción e instalación de nuevos agricultores ecológicos, bien por la vía de la reconversión, bien por la de implantación 'ex novo'. Alicante recibirá, en proporción, más dinero.