Las Provincias

Oltra, rodeada ayer de carteles de una campaña contra el machismo.
Oltra, rodeada ayer de carteles de una campaña contra el machismo. / EFE

Oltra cambia de discurso y abre la puerta a subir el sueldo de los consellers

  • El Consell indica que «en algún momento» deberá debatirse una mejora de los salarios que la propuesta socialista eleva entre el 9% y el 13%

El Consell, como si con él no fuese la cosa, evitó ayer pronunciarse abiertamente sobre las intenciones del PSPV y Ciudadanos de subirle el sueldo a los miembros del Gobierno de Ximo Puig. La portavoz del Ejecutivo valenciano, Mónica Oltra, aseguró que no se iba a pronunciar sobre la enmienda socialista. Explicó que no iba a hacer «una justificación ni una crítica» de la iniciativa del partido liderado por Puig, pues los grupos tienen «libertad» para plantear lo que consideren, incluyendo que tanto ella como el resto de consellers, así como secretarios autonómicos, subsecretarios y directores generales vean su salario incrementado de manera sustancial. Desde el PP se calcula que el aumento sería en algún caso de más de 5.000 euros. Fuentes del PSPV sitúan el incremento en una horquilla entre el 9% y el 13%.

Sin embargo, para no querer ofrecer una «justificación», Oltra varió su discurso respecto a las anteriores ocasiones, varias, en las que se lanzó la propuesta de subir los sueldos. Hace un año, los socialistas dieron a conocer esta iniciativa que parece haberse convertido en un empeño. El PSPV presentó en noviembre de 2015 una enmienda a los presupuestos para el presente ejercicio del mismo cariz: mejorar el salario al Ejecutivo. Oltra despachó entonces el asunto con claridad: «Los consellers nos consideramos bien pagados y no es tiempo de debate». Y se acabó.

Ha pasado un año desde aquel primer intento. Nadie debió advertir a los socialistas de que no insistiesen, pues ahora reverdecen laureles. Ayer, tras el pleno del Consell, Oltra compareció e hizo una serie de comentarios que, si no son lo que ella considera una «justificación», es difícil calificarlos de otro modo. No es probable que la vicepresidenta, mujer con tantas obligaciones, viva pendiente de cuánto le cuesta a cada valenciano al año el entramado político que dirige la Generalitat. Y sin embargo, sorprendentemente, Oltra sí disponía ayer de ese dato.

«La estructura política de la Administración valenciana es la más barata del Estado español, cuesta 97 céntimos por persona, y sus altos cargos tienen los sueldos más bajos de todo el país», comentó la portavoz, quien, no obstante, indicó que «no es una cuestión que les preocupe». Lógico, ya que preocupado y ocupado en ello está el PSPV, que después de que el año pasado tuviese que retirar la enmienda, ahora, de cara al próximo presupuesto, vuelve por esos fueros crematísticos.

Oltra, eso sí, insistió en que los miembros del Consell se consideran «bien pagados». Y es que, reflexionó, ante la situación social actual decir lo contrario sería «una falta de sensibilidad y empatía absoluta». Con todo y con eso, la vicepresidenta aseguró que otra cosa es que los debates sobre los sueldos se pueda abrir «en algún momento sin demagogia y con normalidad». Y dio el dato de los 97 céntimos.

La vicepresidenta también recordó que la Generalitat ha tenido «algún problema e cubrir determinados puestos de trabajo» porque hay funcionarios para quienes incorporarse a una Dirección General supone perder dinero y eso no es muy motivador. Se preguntó, además, si tiene sentido, que la responsable de la Abogacía de la Generalitat cobre menos en esta responsabilidad de dirección que cuando era abogada: «Cada uno que lo analice». La portavoz explicó que no conoce la letra de la enmienda y que «es una cuestión que saldrá de Corts», si se aprueba, y el Consell «si sale ya verá cómo se aplica». Sería, según lo explicó, un quebradero de cabeza. «Estudiaremos la ley de presupuestos a ver cómo queda», comentó, pues el Consell tiene como misión ejecutar las leyes, si bien eludió «especular sobre futuribles que no sabemos si van a ocurrir» porque «no tiene sentido». Así, si les obligan a subirse el sueldo, pues harán ese sacrificio.

Oltra, por tanto, no se sintió ayer incómoda frente a la contumacia socialista, esa persistencia en que ella vea mejorada su nómina. Ella y todas «las personas que ocupen puestos de altos cargos del Consell de la Generalitat y de la Administración de la Generalitat no podrán en ningún caso ser inferiores a los que tenga derecho a percibir un funcionario de carrera de la Administración de la Generalitat del grupo A1 con complemento de destino 30, complemento específico E050 y complemento de carrera profesional correspondiente al Grado IV de desarrollo profesional», según reza la enmienda del PSPV. Es decir, todo el Ejecutivo excepto Ximo Puig, el presidente y único alto cargo que cobra más que un subdirector general que cobre en 2017 un sueldo de 63.498,14 euros, el puesto que utiliza la enmienda socialista como lo mínimo cobrable. Oltra y el resto de consellers, excepto el presidente, verían incrementados su sueldos en 5.000 euros, lo mismo que los secretarios autonómicos. Los subsecretarios recibirían 6.000 euros más y los directores generales verían mejoradas sus nóminas en más del 13%; es decir, 8.500 euros al año.

El portavoz de Economía del grupo popular de Les Corts, Rubén Ibáñez, criticó que el Consell pretenda «subirse al sueldo» cuando «ha recortado este año 170 millones de euros en derechos sociales», y recordó que en 2016 ya han registrado «una subida de sueldo de un 1%».

Hacienda se rearma

La Conselleria de Hacienda se rearma. Vicent Soler se siente desasistido técnicamente en todo lo referente a la negociación con el Ministerio de Hacienda para mejorar la financiación de la Comunitat. Esa horfandad la pretende solucionar vía presupuestos. Y de paso, también incrementará varios servicios administrativos, unas modificaciones en la estructura de la conselleria que suponen un coste adicional de 700.000 euros.

La Generalitat aprobó ayer el nuevo reglamento Orgánico y Funcional de la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico (ROF), que contempla la creación de dos nuevos departamentos: de Financiación Autonómica y de Modelo Económico y refuerza su estructura administrativa en las áreas de Sector Público, Patrimonio, Presupuestos y Fondos Europeos.

En términos económicos, los cambios implicarán un gasto añadido de 700.000 euros, ya que los cambios de puestos y funciones, producen una amortización que sumaría más de 300.000 euros, mientras que las nuevas creaciones ascienden a 1.081.000 euros.