Las Provincias

Una persona sin hogar es atendida por un voluntario de Cruz Roja.
Una persona sin hogar es atendida por un voluntario de Cruz Roja. / J.M.R.

Unas 1.600 personas sin hogar utilizan recursos residenciales

  • Aunque el colectivo de mujeres sin hogar es minoritario, experimenta "un mayor riesgo de agresión y vulnerabilidad en general"

Unas 136 personas, el 90 % de ellas varones, pernoctan en la calle, en cajeros, en tiendas de campaña, en edificios inacabados o en otras estructuras provisionales en la ciudad Alicante y aproximadamente 1.600 usan algún recurso de alojamiento de corta, media o larga estancia a lo largo del año.

Así consta en un informe de la Red de Entidades para la Atención a Personas Sin Hogar de Alicante (Reapsha), que señala también que, "como mínimo", el 35 % de estas 136 ciudadanos que no tienen alternativa de alojamiento en la capital alicantina mantiene "conductas adictivas, fundamentalmente de consumo de alcohol", y, "por lo menos", el 8 % sufre "problemas de salud mental graves".

El análisis revela también que, aunque el colectivo de mujeres sin hogar es minoritario, experimenta "un mayor riesgo de agresión y una mayor vulnerabilidad en general".

Refiriéndose a todo el colectivo de personas sin hogar, el trabajo expone que "las conductas adictivas y los problemas de salud mental pueden ser tanto causa como consecuencia" de la exclusión residencial, por lo que "estos datos no dan información de cómo se llega" a esa situación, "sino sobre las características de los recursos que se necesitan para salir de ella".

Especifica que "existe un total de 226 plazas de alojamiento temporal de titularidad, tanto pública como privada" en Alicante, con "un índice de ocupación superior al 95 %".

En concreto, según la Reapsha, los recursos de alojamiento de corta estancia (entre cinco días y dos meses) cuentan con 60 plazas y atienden de media al día a 57 personas, mientras que los de media-larga estancia (de entre dos meses y un año) tienen 166 plazas y registran un promedio de asistidos diarios de 158 ciudadanos.

Para la citada entidad, estas cifras evidencian que el fenómeno denominado 'sinhogarismo' es "muy dinámico" y que se produce un "flujo continuo y diario de personas que entran y salen de esta situación en la ciudad de Alicante".

El documento de la Reapsha, titulado "Personas Sin Hogar en la ciudad de Alicante", se basa en la opinión recabada a ciudadanos de este colectivo y supone una síntesis de los presentados por esta entidad en 2016.

Una de las propuestas más significativas expuestas por las personas sin hogar que han participado en el informe es la solicitud de una vivienda estable, ya sea como punto de partida (mediante el desarrollo de recursos de 'Housing-First'/'vivienda primero') o bien como punto de llegada, por medio de la mejora de los recursos existentes.

En un comunicado difundido por la entidad se recoge las declaraciones de uno de estos ciudadanos respecto a su situación.

"Lo prioritario es la vivienda" porque "te pueden agredir, por eso es importante asegurarte un lugar, pero eso lo da el tiempo y lo importante es establecerte" y ser una persona "autónoma", dice.

También señala que "la climatología condiciona que vengan personas de la calle de otros lugares", sostiene que "las ayudas no siempre llegan cuando las necesitas" y considera que "lo más importante es incorporarte a la sociedad, disponer de un trabajo y tener tu vida organizada".

Los grupos de trabajo han expresado la importancia de la flexibilidad en el acceso a los recursos, la necesidad de una mayor apertura de los centros de día existentes, el respeto a la autonomía personal, la conveniencia de que las habitaciones no sean compartidas y la estabilidad en el alojamiento con vistas a superar el miedo de regresar a una situación de calle o de mayor vulnerabilidad.

En el análisis cuantitativo de los recursos disponibles y su ocupación se destaca la "insuficiencia" en el número de plazas, particularmente en los programas de larga estancia, así como la "inexistencia" de recursos residenciales adecuados para aquellas personas sin hogar con conductas adictivas.

También se apoya el valor preventivo de la red de viviendas semituteladas para evitar situaciones de mayor exclusión.

Por otra parte, las personas sin hogar que han participado en el informe manifiestan la necesidad de ayudas económicas y rentas estables que permitan superar la situación de exclusión, y reclaman un mayor apoyo en la incorporación al mercado de trabajo.

Además, han trasladado la conveniencia de que haya un respaldo socio-jurídico que permita recuperar u obtener el empadronamiento, DNI/NIE, tarjeta sanitaria y permisos de residencia y trabajo, entre otros documentos.

Con relación a los comedores sociales, se ha solicitado que estén abiertos todos los días y sean más accesibles.

El informe propone la coordinación de estrategias de intervención tanto con los municipios próximos a Alicante como con otras urbes que puedan ser 'emisoras' o 'receptoras' de las personas sin hogar que pasan por la ciudad.