Las Provincias

Una clase de inglés en un instituto.
Una clase de inglés en un instituto. / A. D.

Un grupo de padres crea una plataforma contra el decreto de plurilingüismo

  • Reclaman el derecho a escoger los idiomas en educación y consideran que el borrador atenta a la libertad de elección y discrimina al castellano e inglés frente al valenciano

Un grupo de padres de diferentes colegios de Alicante ha creado una plataforma, a la que se están sumando más familias y Ampas de la provincia, para reclamar el derecho a elegir los idiomas en la educación de sus hijos. Rechazan el proyecto de plurilingüismo de la Conselleria de Educación -ahora mismo ha entrado ya en la fase de alegaciones- al considerar que supone una discriminación del castellano frente a la inmersión «encubierta» del valenciano y piensan que tampoco garantiza un buen nivel del inglés a los alumnos, que es una de las «grandes lagunas» que tiene el sistema educativo.

La plataforma, que cuenta con página web, facebook, twitter y que está recogiendo firmas a través de change.org dirigidas a la Conselleria de Educación, al Ministerio, el Síndic de Greuges y el Defensor del Pueblo, ha sido constituida por padres de cuatro colegios públicos y uno concertado para reclamar «el derecho a elegir idiomas en educación» y explicar las consecuencias de la aplicación del futuro decreto.

Según resumen en una de las informaciones, este borrador presenta seis niveles lingüísticos a elegir por el consejo escolar de cada centro, pero en realidad es «una ruta de seis fases hacia la inmersión en valenciano» y ponen como ejemplo los porcentajes en cada idioma que al final se aplicarían en la programación de 6º de Primaria. El resultado -apuntan- es que en cualquiera de estas etapas se aumentan las horas lectivas en valenciano sobre la situación actual que llegaría hasta el 60% «en detrimento del castellano», cuando «lo que defendemos es que nuestros hijos aprendan valenciano, pero no la imposición».

En el caso del castellano, para la plataforma hay una clara discriminación porque «al elegir cualquier de los niveles que intensifican» esta elección, el porcentaje de inglés disminuye en comparación con los niveles que intensifican el valenciano, donde además los alumnos pueden obtener certificaciones, caso que no ocurre con el castellano.

«El castellano no se aprende solo. Reducir drásticamente las horas lectivas supondrá que nuestros hijos no lo aprendan correctamente», advierten desde la plataforma. Detallan que «el decreto discrimina al castellano en diversos aspectos: los centros con niveles básicos recibirán menos dotación y recursos, se discrimina en lo referido a las certificaciones de idiomas y también en la denominación de los niveles, donde el avanzado significa intensificación en valenciano y la evolución hacia éste se le llama progresión».

El inglés es un tema que preocupa para este grupo de padres -que ha despertado el interés de más familias- porque, según señalan, en el futuro decreto este idioma «no aumenta lo suficiente» en la mayoría de las etapas y solo en el Avanzado 2 el porcentaje superaría el 20%, «pero a costa que el valenciano supere el 53%». Por ello, reclaman que estas etapas que aplicará el centro sean elegidos por mayoría simple y no de dos tercios del consejo escolar, es decir, que la elección «se circunscriba a la comunidad educativa y no a la Conselleria». La plataforma presentará alegaciones al borrador del decreto y elaborará un documento como patrón dirigido a Ampas y a otros padres de la provincia que a título individual se han puesto en contacto y también quieren hacer sus alegatos al proyecto de Educación.