Las Provincias

Las familias preparan movilizaciones de cara a la renovación de los conciertos en Educación

  • Las acciones se concretarán la semana que viene en Alicante mientras que en Valencia se lanzará una campaña para poner en valor el trabajo de los colegios

«Si no te mueves ahora no podrás elegir la educación de tus hijos». Con este lema la Confederación Católica de Padres de Alumnos de Alicante (Concapa) ha convocado a su comunidad educativa a una reunión prevista para la próxima semana en la que se quieren pactar movilizaciones para los próximos meses. La idea es presionar al Consell de cara a la renovación de los conciertos que caducan el 31 de agosto, entre ellos los postobligatorios: Bachillerato y FP. Y es que se prevé que la administración aplique criterios restrictivos.

Mientras tanto, desde Valencia la estrategia es diferente. Se está ultimando una campaña informativa para poner en valor la educación concertada, aunque se ha querido tomar distancia respecto a acciones más contundentes, que de momento no están encima de la mesa.

La presidenta de Concapa Alicante, Julia Llopis, dice que la previsión es reunir el día 1 a unas 800 personas en el colegio Maristas, y están llamados a participar también patronales de centros, sindicatos docentes, empresas de servicios y «todo aquel que quiera defender la libertad de enseñanza». «No queremos que nos pase como el año pasado y nos cojan a contrapié, por eso queremos salir a la calle antes. Porque saldremos sí o sí», explica.

En la convocatoria se deja claro que el encuentro «será un punto de partida de carácter informativo, tanto de la realidad existente como de cuantas acciones se vayan a desarrollar en defensa de los conciertos y por una educación en libertad».

El escrito se muestra muy crítico con las políticas de la conselleria. «No era suficiente con el recorte en los centros sufrido el año pasado, reduciendo y no concediendo aulas en todas las etapas. No contentos con ello continúan con su programa y quieren eliminar los conciertos de Bachillerato y FP. Aunque no sean enseñanzas obligatorias, la Comunitat fue pionera en 2007 en el concierto de las mismas, siendo un ejemplo para el resto de comunidades, y los gobernantes actuales deberían estar orgullosos de ello en lugar de eliminarlas», se explica.

Hay que recordar que el tratamiento de las postobligatorias se recogía en el programa electoral de Compromís, que apostaba por la eliminación progresiva de las mismas. Según las declaraciones realizadas por el conseller Marzà, la idea es cubrirlas con la red pública, y donde no llegue, recurrir a la concertada.

«Antes de que nos quiten los conciertos de Bachiller y FP, que reduzcan aulas de Infantil y de otras etapas porque así van a seguir, no vamos a esperar a que nos engañen como el curso pasado. Salgamos ya a defender a nuestros hijos donde haga falta (...). Seamos conscientes de que nos están quitando lo más valioso que tenemos los padres: la libertad de cómo y dónde queremos educar a nuestros hijos», reza el escrito, que también cuestiona otras medidas como los cambios en la baremación de la admisión, el fin del distrito único o la creación de aulas de dos años en colegios públicos, «para las que sí hay dinero pese a no ser enseñanza obligatoria, pero no hay para conciertos».

También el día 1 se presentará en Valencia la campaña 'Yo soy de la concertada', impulsada por la patronal Escuelas Católicas con el apoyo de Feceval, los sindicatos mayoritarios y la Federación de Apas Católicas (Fcapa). «Queremos trasladar un mensaje en positivo, dejar patente los valores que transmitimos, lo que aportamos a la sociedad y la importancia de la libertad de enseñanza», explicaron desde la organización.

Es difícil no vincular los movimientos de la concertada ante la renovación de los conciertos -también toca en Infantil, Especial y ESO- con las protestas derivadas del arreglo escolar organizadas el curso pasado y su elevada repercusión, con miles de personas en la calle.

A modo de botón, en aquella ocasión, no hubo interlocución con las patronales de centros a la hora de negociar la supresión de aulas, algo que era habitual en años anteriores. No sucederá lo mismo con las renovaciones. El conseller se ha comprometido con ambas -Escuelas Católicas y Feceval- a reunirse para debatir las propuestas que le trasladaron en este sentido. Un encuentro que por cierto ha sido bien valorado en Valencia aunque no servirá para calmar al sector en Alicante, especialmente combativo.