Las Provincias

Obras en la estación de Fuente de San Luis, en Valencia, en imagen de archivo.
Obras en la estación de Fuente de San Luis, en Valencia, en imagen de archivo. / Juan J. Monzo

Coepa exige al Gobierno una inversión de 5.000 millones en infraestructuras y agua

  • La patronal dirigida por Francisco Gómez achaca a la «falta de impulso político» las carencias de la provincia, sobre todo el retraso del Corredor Mediterráneo y la no finalización del trasvase Júcar-Vinalopó

La renacida Confederación Empresarial de la Provincia de Alicante (Coepa) al mando de Francisco Gómez ha iniciado una nueva etapa reivindicativa, demostrada en la misiva que enviará al nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para exigirle al Ejecutivo una inversión de cinco mil millones de euros en infraestructuras para la provincia de Alicante.

La cifra no es aleatoria, sino que está basada en un informe de la patronal autonómica valenciana Cierval que ha sido remitido a la organización nacional (CEOE) para que se presente ante los responsables del Ministerio de Fomento. En el comunicado público en el que anunciaban esta medida, los empresarios alicantinos se muestran críticos con las actuaciones de las anteriores administraciones públicas al asegurar que «muchas» de las carencias que sufre la provincia están «arrastradas en el tiempo por falta de impulso político previo a la llegada de la crisis financiera», Gobierno socialista en Madrid y popular en Valencia y Alicante. También reclaman «establecer un mecanismo de colaboración de capital público-privado» para acometerlas.

Dos son las prioridades «estructurales» que Coepa reclama con urgencia: «Garantizar el suministro de agua y asegurar accesos competitivos para las personas y las mercancías, por carretera y por tren», es decir, el Corredor Mediterráneo. Es, para la patronal, «la prioridad máxima» para conectar a los empresarios de la provincia con los mercados de la Unión Europea.

Igualdad de condiciones

Atender estos dos frentes, a juicio de la organización, «nos permitiría competir en igualdad de condiciones con nuestros competidores de otras partes de España y de Europa, de manera que la provincia tendría un futuro mejor», según explica el presidente de Coepa, Francisco Gómez.

El Corredor Mediterráneo «es la inversión más potente» que señala el informe de Coepa, con una inversión de unos seis mil millones de euros en toda la Comunitat, incluyendo su paso por la provincia de Alicante hacia Murcia y la conexión con Andalucía, así como su ramal al puerto de Alicante. A la vía ferroviaria de mercancías entre los puertos del sur de España con la frontera francesa, Coepa le añade una conexión con el puerto alicantino desde Font de la Figuera, Crevillent y un ramal hacia Torrellano.

Esta actuación se complementaría, según proponen, con la reutilización del trazado tradicional de vías, hoy en desuso por la puesta en marcha del AVE a Madrid, que podría ponerse al servicio del transporte de mercancías con una inversión de 180 millones de euros.

En infraestructuras férreas, los empresarios alicantinos no solo se fijan en el tráfico de mercancías, sino también de pasajeros y apuestan por el proyecto del Tren de la Costa, descartado por Fomento por su «falta de rentabilidad». La conexión ferroviaria entre Alicante y Valencia, con una inversión estimada en tres fases por encima de los 862 millones de euros, sería positiva para vertebrar, destacan los empresarios. En este capítulo, Coepa reclama la línea ferroviaria entre Alcoy y Valencia (con un coste de 30 millones), lo que permitiría «una mejor movilidad de trabajadores»; y otros 300 millones para electrificar el Cercanías entre Murcia y Alicante, «la considerada 'línea olvidada' por Renfe de toda España», recuerda.

En cuanto al déficit estructural hídrico que arrastra la provincia, el informe destaca la necesidad de terminar el trasvase Júcar-Vinalopó que garantice agua a las comarcas del Vinalopó y l'Alacantí, al tiempo que reduzca el riesgo de sobreexplotaciones de los acuíferos de Villena, para lo que determina una inversión de 44 millones para las obras del postrasvase en su margen izquierda y otros 20 millones más para reparar el fracasado embalse de San Diego que serviría para regular las aguas procedentes del Azud de la Marquesa.

Sin matices políticos, el comunicado de Coepa complementa trasvases con desalinización, soluciones ofrecidas alternativamente por los gobiernos populares y socialistas. De hecho, más bien el documento enviado a Fomento aboga por invertir en las desalinizadoras, en la mejora de las estaciones depuradoras para reutilizar el agua en el sector agrícola y en una serie de actuaciones para evitar avenidas en varios ríos de la provincia, especialmente en la Marina Alta.

En esta comarca, Coepa indica como «vitales» la inversión de casi 13 millones de euros para una ampliación de la desalinizadora municipal de Jávea y las conducciones necesarias para «ponerla a trabajar como garantía de suministro de los municipios del norte de la provincia».

Carreteras

En materia de carreteras, Coepa apunta a la A-7 como un elemento donde invertir para mejorar la productividad de las empresas de la provincia, pero indica que «el problema es la densidad de tráfico que resiste esta vía». Por ello, propone la inversión de 69,4 millones para generar un tercer carril entre Orihuela y Crevillent, así como otros cien millones para ganar un carril más en las dos direcciones entre el túnel de Sant Joan de esta misma autovía hasta la conexión con el aeropuerto de Alicante-Elche, auténtico punto neurálgico de la provincia.

Y es que el AVE y el aeropuerto centran parte de la atención presupuestaria del documento, en el que propone destinar 600 millones de euros para conectar estos dos puntos neurálgicos con la ciudad de Benidorm, capital turística de la Costa Blanca. Sin embargo, no está conectada directamente por ferrocarril con ninguno, tan solo con Tram desde la estación de Luceros.

Además, cifra diferentes actuaciones en mejoras de vías de competencia autonómicas, así como la construcción de varias rondas y variantes. Destaca la necesidad de conectar Calp con la AP-7, proyecto que Coepa estima en 59 millones de euros. Los empresarios también señalan la necesidad de invertir en garantizar el suministro eléctrico con varias subestaciones, ante la falta de potencia que reclaman las industrias de la zona y defienden la construcción de dos zonas de actividades logísticas (ZAL), una en la Vega Baja y otra en Villena.